martes, 30 de mayo de 2017

La espiga, el trigo y la prisión

          Ni todos los días, ni los meses, ni las estaciones, ni los ánimos son iguales. Mayo, por muchas razones, es especial.  Desde muy antiguo, el Romancero viejo, recoge el ciclo de la naturaleza y su influencia y repercusión en el ciclo de la vida del que se han venido haciendo eco los juglares. El "Romance del Prisionero" describe de forma lírica, la fiesta de la vida que contrasta, con la realidad del prisionero:
Que por mayo era por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor...

            En una sociedad en contacto con la naturaleza,  los ciclos naturales de las estaciones eran ocasiones para manifestar los sentimientos  humanos que brotan, de forma especial, en esas ocasiones.

           "Los mayos" y "la fiesta de la espiga", sus ritos, su música, bailes y demás, han llegado hasta nuestros días gracias a la agricultura, los romances y los juglares. Cuando por alguna razón se perdieron, en un lugar, alguien ha puesto su empeño para recuperarlos.

           Son curiosas las coincidencias, a veces rocambolescas, casi premonitorias del Romancero citado, en la España actual, que dejó de ser campesina sin olvidar el amor y el interés.

           La espiga.
      
        Pese a que actualmente, son escasos los agricultores respecto a épocas pasadas, la vida sigue, y con el tiempo se recuperan viejas tradiciones. La vega del Henares, es un ejemplo.

         Cuenta El Heraldo del Henares la recuperación de la Fiesta de la Espiga, en Azuqueca de Henares, que se había perdido allá por los años 70 del siglo pasado. En el mes de mayo, "cuando los trigos encañan y están los campos en flor", se rondaba a la Patrona, se honraba a San Isidro Labrador y bendecían los campos ya espigados. Llevaban en caballería algunos haces de espigas hasta el parque de la Ermita. La música y el baile marcaban los tiempos en un entorno festivo. Pasaban del aspecto religioso al aspecto más social: "cuando los enamorados van a servir al amor".  

       "El mozo le ofrecía una espiga a la que había sido primero objeto de sus rondas y después su pareja en los bailes. Si la moza aceptaba la espiga que se le ofrecía estaba aceptando la relación propuesta. De ser así se acababa de formar una pareja de novios que, casi con toda seguridad, acabaría en matrimonio".
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34528  


          La espiga, es siempre un bello símbolo, de la semilla que ha brotado y comienza a dorar. Necesita ser recogido con esmero en la siega y luego llevado a los graneros o los silos, para finalmente convertirlo en harina y luego en alimento. El trabajo de la siega, la trilla en la era y la cosecha del grano, que antaño implicaba a toda la familia y era de una gran belleza, con la maquinaria actual se ha reducido en tiempo y espectacularidad. La mies es cosechada de las tierras  casi de un día para otro.  Tan solo un surco de paja queda como rastro, por donde pasó la cosechadora.

          Los jóvenes de hoy solo han escuchado de sus padres o abuelos las viejas tradiciones de la cosecha del cereal. Aunque en los pueblos, el lugar físico de las eras, sigue en las afueras de los mismos, han dejado de tener la utilidad que por su nombre se podía esperar.

          Recuerda el Refranero español que "lo que poco cuesta, en menos se estima". Así que se recupera la  "Fiesta de la espiga", más por el sentido poético-lúdico de mantener la tradición para que mozos y mozas, sigan encontrando ocasiones para disfrutar de la fiesta y ocasiones para enamorarse.
 
           Las autoridades locales o regionales, cuando una actividad se mantiene durante un cierto tiempo, suelen apoyarla económicamente, declarándola "de interés turístico". La fiesta de la Espiga de Azuqueca, en Guadalajara, desde 2011 es ya de interés turístico provincial.


         El trigo
         
         Cuanto mejor es la espiga, mejor el grano o cuanto mejor el grano, mejor la harina. Lo saben los agricultores, no es una perogrullada. Pero muchos desconocen y algunos estiman en poco, tanto la espiga como el grano.  Y sobre todo el esfuerzo y el trabajo que suponían, siempre pendientes del cielo, del agua, de los vientos y el sol.
 
          La espiga, terminaba en la era. Pero el grano  que contenía había que llevarlo cuanto antes al granero o al silo y ponerlo a buen recaudo. Luego, en su momento, hay que llevarlo al molino, para que se convierta en alimento. Por eso, ni el agua debe tocarlo ni los amigos de lo ajeno. Como fruto del trabajo, los agricultores decían,  "hay que guardarlo como oro en paño". El peligro existe, la humedad, los roedores y los amigos de lo ajeno, que se quieren enriquecer sin trabajar.

          Ha sucedido en un pueblo de Valladolid, llamado Mojados. La Guardia Civil tuvo constancia del robo de grano, el 13 de mayo, en una nave.

          Estaba almacenado y pesado. Se llevaron 909.380 kilos. O sea, 36 camiones. Nada de magia. Un golpe espectacular, planificado y ejecutado durante varios días. El importe equivalente a 235.000 euros, según  "la Voz de Medina y Comarca" o "elnortedecastilla.es".
         
          Se encontraba en una nave rotulada como Forestal Cubero SL, un poco retirada en la carretera VP-9102 de Mojados a Valdestillas. Además de esa nave hay otras instalaciones de la Cooperativa ACOR, por lo que el trasiego de camiones es normal y no levantó sospechas, aunque se estuviera desvalijando todo un almacén y se llevaran una cantidad tan descomunal a plena luz del día. Según explicaron desde la cooperativa ACOR, son trigos de fuerza que solían vender normalmente en Aragón, para en harina convertirlo en alimentación animal.
   
           Este "golpe", es un síntoma de la corrupción asfixiante por la que atraviesa España. El deterioro del sistema de valores ha permitido "El triunfo de los mediocres" y nos ha dejado una crisis que va más allá de estos o aquellos políticos. Desaparecen miles de millones en las Autonomías, pero... el dinero lo compra todo y a todos y lo tapa todo.

            El de este pueblo de Valladolid es un gran golpe, pero... los ha habido mayores. Hace unos años, desaparecieron o se evaporaron 528.000 Tm de carbón, pertenecientes al Estado.  Según los periódicos se habrían necesitado, 16.000 camiones. Mucha oscuridad y poca magia. Aquello suponía nada menos que 46 millones de euros.
http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/20/economia/1361378225.html
    
                
          ¡Esto solo lo arregla la Guardia Civil!
    
           Lo decían en el entorno del pueblo después de denunciar la desaparición del grano. Hay que dejarla trabajar. Últimamente, la Guardia Civil y concretamente su Unidad Central Operativa (OCU), órgano al servicio de la Policía Judicial, altamente tecnificada, está investigando y descubriendo casos y tramas increíbles para que los jueces puedan actuar.

         Los agentes comprobaron que ningún acceso a la nave había sido forzado. Tras esa pista, montaron la operación SILO, por tratarse de grano sustraído, y en 2 semanas han esclarecido uno de los robos más rocambolescos de este mes de mayo.

         Consiguieron identificar a uno de los clientes que había acudido a la nave a sustraer el cereal con camiones durante varios días seguidos. Al parecer una empresa harinera de Benavente había comprado el trigo a otra empresa radicada en Aguilar de Campoo (Palencia).  Han detenido en Zamora a dos hombres, de 57 y 42 años de edad, por el robo del cereal.
          Según uno de los detenidos la persona que gestionó el golpe es un vecino de Mojados,  (actualmente en paradero desconocido), que poseía las llaves de la nave, ya que había sido el propietario de la misma tiempo atrás.
           La venta del grano se llevó a cabo a través de una persona que puso en contacto al vendedor con la empresa de Aguilar de Campoo, dedicada a la compraventa de cereal, siendo detenido por un delito de robo en la figura de cooperador necesario.
            La realidad supera la ficción.  Pero la imaginación se adelantó a los hechos. El Romance del Prisionero, con un principio tan bucólico y romántico, como vimos al principio, terminaba  de este modo:
"sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que ni sé cuando es de día
ni cuando las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba al albor.
Matómela un ballestero;
déle Dios mal galardón".
     
            Seguro que los prisioneros,  a la sombra, tendrán tiempo para pensar si de verdad "todo vale", en la vida.
            
           La espiga, el grano y la prisión son la paradoja de la educación de un país y de un sistema que se ha esforzado en enseñar a ganar y triunfar, pero no ha inculcado el respeto, ni el esfuerzo, ni la constancia y la dedicación para ser feliz y conseguir un propósito.

(NOTA: Las fotografías  del trigo, las aves, San Isidro y la Cooperativa ACOR, han sido tomadas de Internet, si alguien  tiene propiedad sobre ellas, no tiene más que indicarlo y serán retiradas).


PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ: 30-05.2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/05/la-espiga-el-trigo-y-la-prision.html
EL HERALDO DEL HENARES: 30-05-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34664
CIVICA: 31-05-2017
http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/la-espiga-el-trigo-y-la-prisi%C3%B3n
CONTRASTES: 30-05-2017

http://belmontejosemanuel.blogspot.com.es/2017/05/la-espiga-el-trigo-y-la-prision.html

miércoles, 17 de mayo de 2017

Carta de un cura de a pie a los obispos de Cataluña.

             Nota previa de por qué la difundo, aunque es pública desde el 16 de mayo 2017.
             Los españoles en cualquier parte de España y los ciudadanos en cualquier parte del mundo, merecen saber la verdad de lo que sucede en Cataluña,  también desde el punto de vista eclesial.

              Con permiso de su autor, a quien conozco personalmente, comparto íntegramente su versión de esa realidad contradictoria y a veces sangrante. También allí hay personas clarividentes que piensan y dicen, por coherencia, lo que no pueden callar.



Reverendísimos Sres. Obispos de Cataluña:





          La Nota del 11 de mayo firmada por todos ustedes me ha dejado sumido en la más absoluta perplejidad y tristeza. Afirman sin embozo que se sienten herederos de la larga tradición de nuestros predecesores, que les llevó a afirmar la realidad nacional de Cataluña, y al mismo tiempo nos sentimos urgidos a reclamar de todos los ciudadanos el espíritu de pacto y de entendimiento que conforma nuestro talante más característico. Seguidamente, para que no haya lugar a dudas, vuelven a insistir: Por eso creemos humildemente que conviene que sean escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán, para que sea estimada y valorada su singularidad nacional, especialmente su lengua propia y su cultura, y que se promueva realmente todo lo que lleva un crecimiento y un progreso al conjunto de la sociedad, sobre todo en el campo de la sanidad, la enseñanza, los servicios sociales y las infraestructuras.


        Perplejidad y tristeza, sí. Porque durante meses se me ha conminado a evitar cualquier connotación, en mis palabras y actuaciones, que pudiese ser interpretada como un posicionamiento a favor de la unidad de España, que forma parte de las legítimas aspiraciones de la mitad del pueblo catalán; porque se me indicó que cualquier manifestación pública en ese sentido podía provocar crispación y división entre los fieles católicos que viven en Cataluña. Por tanto, que la procesión con el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios en Hospitalet estaba fuera de lugar; que la Santa Misa celebrada por los difuntos en acto de servicio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no era de mi competencia; que la atención pastoral prestada a los nonagenarios socios de la Hermandad de la División Azul y el posterior acto académico eran una provocación en toda regla; y que la manifestación contra la cristianofobia y por la libertad de culto y de expresión en la Plaza de San Jaime -con la imagen de Cristo crucificado- no era conveniente que estuviera acompañada por ningún sacerdote porque producía crispación social.


Me siento profundamente engañado por unas palabras que llegué a considerar hasta sinceras por el empeño que se ponía en hacérmelas comprender casi al precio de parecer tonto. Y referidas en cualquier caso a actuaciones meramente evocativas, sin una directa operatividad política y social. Capítulo aparte merecen los posicionamientos y actuaciones de algunos obispos ante mi participación en las manifestaciones mensuales contra el aborto en el Hospital de San Pablo, intentando desactivarlas a causa de la incomodidad que les generan.


          Perplejidad y tristeza, sí. Porque ustedes, señores Obispos, se han posicionado públicamente a través de su Nota afirmando la realidad nacional de Cataluña, concepto no pastoral sino político, no fermento de unidad, sino de discordia. Porque consideran legítimas y ahora legitimadas por ustedes, las aspiraciones de menos de la mitad de los catalanes (aunque por bastante más de la mitad del poder político y eclesiástico) a estimar y valorar una singularidad nacional fabricada hace cien años por Prat de la Riba y las Bases de Manresa. Aspiraciones ahora concretadas en el empeño de esos poderes por un referéndum para consumar la destrucción de una unidad que ha durado siglos. Unidad no sólo de España, sino también de Cataluña, en la que el autodenominado “pueblo catalán” pretende someter a los que tan atinadamente llamó Candel “els altres catalans”. De momento, mediante un referéndum que los enfrente y los confronte.


             Ustedes, Sres. Obispos ¿se sienten herederos de la larga tradición de sus predecesores que les llevó a afirmar la realidad nacional de Cataluña? Pues yo también me siento heredero, junto con esa otra mitad de catalanes silenciados también por la Iglesia, de una tradición muchísimo más larga y más catalana que la suya.


           Me siento heredero de aquellos que en las Navas de Tolosa unieron las fuerzas de toda la España cristiana -Asturias, Castilla y León, Navarra y Aragón- para defender la libertad de profesar la fe verdadera frente a la intolerancia sanguinaria del Islam. Me siento heredero de aquellos sacerdotes y obispos que enviados por Isabel y Fernando al Nuevo Mundo, evangelizaron las Américas y confirieron la dignidad de hijos de Dios a hombres y mujeres de otras razas que se convirtieron por la fe no en esclavos, sino en súbditos libres de su Madre Patria, iguales en derechos a los demás españoles.


              Me siento heredero del Somatén de Sampedor que se levantó con el timbaler del Bruch el dos de mayo de 1808 para defender una patria española que, invadida por los ejércitos de la atea Ilustración francesa, amenazaba con destruir la fe de una nación constituida sobre ella. Me siento heredero también de Mossén José Palau, Sacristán mayor de Nuestra Señora de Belén, bárbaramente mutilado y quemado vivo en su iglesia cuando la multitud anarquizada arrasó con todos los templos de Barcelona el 19 de julio de 1936, y arrebató la vida de cientos de sacerdotes y religiosos, a los que siguieron luego varios miles bajo el mandato de Companys. Me siento heredero de aquellos catalanes que bajo la advocación de la ahora profanada Virgen de Montserrat, levantaron la bandera de la Tradición catalana y regaron con su sangre los campos de España, muriendo por Dios y por su Rey católico. Soy heredero de aquellos hombres y mujeres honrados que prefirieron permanecer fuera, vigilantes, a cielo raso, antes que participar en los restos desabridos de un banquete sucio. Me siento heredero de aquellos que se jugaron la vida para sacar a la luz las catacumbas de Cataluña, y para dar testimonio de la Fe de Cristo en sus calles y en sus plazas; y de aquellos que murieron en un sucio paredón de cara a la madrugada con la mirada puesta en su Dios y en su Patria. 


            Con el mismo derecho que ustedes se declaran “herederos” de los unos, me declaro yo heredero de estos otros como catalán que soy. Con el mismo derecho con que ustedes toman una opción tremendamente discutible, yo tomo la contraria y lo hago también públicamente desde mi conciencia de sacerdote y de cristiano, de la cual ni siquiera la Iglesia puede juzgar. Soy heredero de una tradición que me ha hecho, por la gracia de Dios, ser lo que soy. ¿Ustedes obran en conciencia? Yo también. No les juzgo, no me juzguen ustedes a mí. Dios ya lo hará con todos. Pero ese “pueblo catalán” que está en el poder y aspira a ver reconocida su singularidad nacional, no deja de ser una elucubración hegeliana al servicio de ese poder absoluto e intolerante, no sólo político, sino también moral (desde la perspectiva católica, inmoral) que en Cataluña impide toda discrepancia, hasta la de los obispos. Pero insisten en que se ha de dialogar con ellos. ¿Sobre qué? ¿Sobre el calendario de imposición de la corrupción moral?



Ustedes, Sres. Obispos, mantienen impertérrito el ademán ante la “Constitución” inmoral y anticatólica del nuevo Estado Catalán que parecen aceptar de buena gana, con la única condición de un pacto y un entendimiento que saben que no llegará nunca por la absoluta incompatibilidad de principios y por el carácter rabiosamente totalitario de ese poder. ¿Debemos entonces aceptar que se abra el camino a todos los sacerdotes, religiosos y religiosas de sus diócesis para que se pongan al servicio incondicional del nuevo Estado inmoral y tiránico que se quiere refrendar contra la mitad del pueblo catalán y contra el resto de España? Me duele profundamente que en su nota conjunta, los obispos de Cataluña no hablen del Pueblo de Dios (que es el que la Iglesia nos confió), sino sólo del pueblo de Cataluña (el medio pueblo de Cataluña que tiene el poder y por el que parecen apostar) elevándolo así a categoría teológica; me duele que no se nombre en ningún momento ni a Cristo ni a su Iglesia y se prescinda del anticristianismo radical de ese “pueblo de Cataluña” que ha profanado ya los símbolos más sagrados de nuestra fe.


              Y resulta sorprendente, Sres. Obispos, que apuesten ustedes por una Cataluña cuyos servicios sociales, tan fuertemente anclados en el progreso que ustedes desean, ofrecen niños en adopción al Lobby LGTB; que apuesten por una sanidad que cultiva el aborto, la eutanasia y la experimentación con embriones humanos; y por una enseñanza que adoctrina ya hoy en ideología de género y en plurisexualidad desde la educación primaria. De momento, han conseguido ostentar la tasa más alta de abortos -también en hospitales participados por la Iglesia- pagados con dinero público por la Generalitat. Este progreso que ustedes, señores obispos, desean que se promueva, se cimienta en la nueva Cataluña sobre la más deplorable corrupción moral: contra la que ustedes evitan toda crítica; y se quedan en la calderilla de la corrupción económica. ¿De Cataluña? No, del “conjunto del Estado”: que para eso pertenecen a la Conferencia Episcopal Española. La calurosa felicitación de Carles Puigdemont no se hizo esperar.


            Podría haber desahogado mi tristeza y perplejidad en cualquier tertulia de sobremesa en una recóndita casa parroquial. Prefiero hacerlo así, públicamente, como ustedes lo han hecho y con la lealtad de aquel que no puede ni debe esconderse, pues no ha dicho nada ni contra la doctrina ni contra la moral cristiana. Sólo he roto el bozal del pensamiento único y he entrado en la arena del ruedo por la puerta que ustedes mismos me han abierto.


           Si defienden la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en la dignidad inalienable de los pueblos y de las personas, espero que respeten también la mía y de tantos otros, pues ustedes ya se han posicionado con la suya; y que no reduzcan al silencio a los discrepantes, con el argumento de autoridad de la obediencia debida.


          Ya sé que la discrepancia contra el pensamiento único se castiga severamente. Ya han visto cómo han reaccionado contra el autobús discrepante. Estoy dispuesto a pagar el precio con que se castiga ésta. La defensa de la verdad tiene un precio, ya muy alto en esta sociedad que galopa hacia el totalitarismo. En la refriega en que estamos, es difícil evitar el fuego enemigo, tan fanático. Por eso daré gracias a Dios si consigo esquivar el fuego amigo. Y me aplico el cuento del cartel de esos reivindicadores del derecho a decidir (sólo lo que el poder decida que podemos decidir):Procura que tu prudencia no se convierta en traición. En mi caso, traición al Evangelio, a la Iglesia y al Pueblo de Dios. 


Custodio Ballester Bielsa, pbro.
Cura párroco de la Inmaculada Concepción de Hospitalet de Llobregat.

www.sacerdotesporlavida.es

http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2017/05/carta-de-un-cura-de-pie-los-obispos-de.html

NOTA: Para quien quiera profundizar en el tema...la carta de los obispos:
https://infovaticana.com/2017/05/12/los-obispos-cataluna-piden-sean-escuchadas-las-legitimas-aspiraciones-del-pueblo-catalan/

 PUBLICADO EN
ESAPERANDO LA LUZ : 17-05-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/05/carta-de-un-cura-de-pie-los-obispos-de.html
EL HERALDO DEL HENARES: 17-05-2017

https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34553

sábado, 13 de mayo de 2017

Las noticias, según el corazón, no son la realidad.


           El corazón ve más que los ojos y todos los sentidos. Lo que nos cuentan las televisiones, los periódicos y la radio, no lo puede entender el corazón. Son la crónica negra de una humanidad, unos políticos y unos ciudadanos cuyo egoísmo nos hace estremecer. El corazón  no soporta tanta manipulación.                                                         
           Es verdad que la realidad nos sobrepasa. Pero esa que nos venden, no es la realidad. ¿Quién no ha sentido en su corazón el deseo de apagar y desconectar, después  ver o escuchar aberraciones, confusión social, corrupción, dolor y muerte, desastres y decisiones irresponsables de unos y de otros? El corazón es inmenso, pero reclama la libertad y el aire, para que nadie lo ahogue entre inmundicia, ramplonería y basura.

            Lo que entra en nuestra casa, en las noticias, son imágenes y comentarios, pero no es la realidad. Tampoco es una película, es cierto. Es lo que interesa que escuchemos y veamos a quienes mandan en los medios. Pueden repetir las mismas cosas y las mismas imágenes durante un tiempo, hasta que el corazón de quien lee, ve o escucha, diga "¡Basta!" Entonces se puede vivir la experiencia de ser manipulados, porque hay manipuladores.     
                                           
           Podemos imaginar que estamos hacia el año 3.199. La humanidad está esclavizada por las máquinas, que tras el desarrollo de la  Inteligencia Artificial se rebelaron contra su creador, el hombre. La revolución desembocó en una gran guerra por la supervivencia de ambos contendientes.

             El grupo de rebeldes del mundo real liderados por Morfeo, libera a alguien encadenado en un mundo de apariencia, o virtual.  Después, Morfeo, en la película La Matrix, explica a Neo, en qué consiste la realidad: porque la realidad no es la realidad. En realidad es un mundo virtual, para ocultar la verdad.                                                                    
           Según la enciclopedia Wikipedia "Neo descubre que el mundo en el que creía vivir no es más que una simulación virtual a la que se encuentra conectado mediante un cable enchufado en su cerebro. Las miles de millones de personas que viven (conectadas) a su alrededor, están siendo cultivadas del mismo modo para poder dar energía a las máquinas. Esta ilusión  colectiva (o simulación interactiva) es conocida como Matrix (la matriz).                                                                 
                Pues bien, ayer mismo 12 de mayo de 2017, según la Europol, se produjo "un ciberataque sin precedentes". Tras el ataque provocado masivo por un virus llamado WannaCry, que paralizó grandes empresas y hospitales en el mundo, quedó demostrado que "estamos a merced de muchos factores que no controlamos", dice Pedro G. Cuartando.  

                No suele mostrarse el lado bueno de la vida, la cara amable que merece la pena ser vivida. Predomina la brutalidad, la locura, el peligro, el desamor y el miedo. ¡Es lo que vende!

             Sabemos poco de casi todo, sobre todo de lo más importante. Cuanta más "información" y más global nos llega, posiblemente sabemos menos de la realidad del mundo y de nosotros mismos. El corazón del hombre es igual que un espejo: todo lo recibe, todo lo refleja  y lo soporta, pero sólo conserva lo que le hace ser y crecer: el amor.

             El Principito, podía ver en un dibujo parecido a un sombrero, un elefante dentro de una serpiente. Con imaginación se puede acercar uno al mundo de muchas formas, o nos lo acercan, porque se nos mete en casa por la televisión o por Internet y el móvil al que estamos enganchados.

             Decía Campoamor que “en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”. En mayor o menor medida, hemos experimentado que el corazón tiene razones que la razón desconoce. Las imágenes o las descripciones que percibimos, no son una copia de la realidad. Hay datos de los que se tienen interpretaciones diferentes. Un partido de fútbol es percibido de forma diferente, por los seguidores de los equipos que juegan o han jugado o depende de quién lo grabe y difunda. Lo mismo sucede con la botella, medio llena o medio vacía; o con los efectos ópticos como el lápiz en el vaso de agua o los hologramas  proyectados.

            Todo lo que percibimos mediante los sentidos tiene una repercusión en el corazón, en nuestra historia y en nuestra forma de ver la realidad. La verdad de cada uno, es verdad, pero no es toda la verdad. Cada uno tiene la suya y va cambiando según la etapa de la vida y  la percepción con la que vemos la vida en cada momento. La realidad es otra cosa.

             No es de extrañar que aunque la holografía se inventara en 1948  por el húngaro Dennis Gabor, y se haya ido perfeccionando, la sensación de ilusión o ensoñación ha existido siempre. "Toda la vida es sueño y los sueños, sueños son", dijo Calderón de la Barca (s.XVII).

               Antonio Gala decía: "el corazón, con sigilo a veces, nos advierte de cómo somos, pero no lo escuchamos".  Sin embargo, el progreso social y humano requiere salir de la inconsciencia, mejor antes que después. Hay que ser conscientes y despertar. Lo decía Machado: "si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar".  
  
              Despertar del adoctrinamiento ideológico, el fanatismo y del miedo que quieren imponer. Aunque, incluso lo que no nos agrada puede ayudar. "En la vida no hay amigos ni enemigos, hay maestros". Depende de nosotros descubrir el porqué y el para qué. Descubrir lo que hay que saber y lo que hay que dejar. Como decía LAO-TSE, "en la búsqueda del aprendizaje, cada día se consigue algo. En la búsqueda del TAO, cada día se deja algo". Y saber qué y cómo.

             Posiblemente no estamos muy lejos de lo esencial. Pero no es el móvil. Lo absoluto es inexpresable, si se mira no se ve, por eso decimos que es invisible; si escuchándolo no se oye, decimos que es inaudible; y si queremos tocarlo, no podemos palparlo, y nos contentamos con decir que es intocable. Pero el corazón lo siente, lo palpa, lo percibe, lo escucha, y de alguna forma se une con él. Es un vacío imposible de colmar porque es inabarcable, pero lo llena todo, es vida y llena la vida. No tiene nombre porque es innombrable, pero de él surge la luz, la energía, el amor y el fundamento de la realidad y la armonía, la belleza, la felicidad y la paz.

             En nuestro estado personal de evolución, atraemos lo que sintoniza  con la vibración de nuestro corazón. Si es música, nuestro corazón se pone a bailar y vibra de armonía y si estamos irritados, llenos de violencia o de odio...atraemos dolor, desesperanza y oscuridad. Las opciones que vamos eligiendo las vamos convirtiendo en realidad, en cada momento. Eso no quiere decir que no se pueda cambiar y evolucionar. Se puede. Pero se necesita tiempo, porque somos libres y nuestras opciones tienen que hacerse conscientes y saber lo que queremos. Somos responsables al 100% de lo que hacemos, decimos o queremos.

            También de lo que queremos ver, escuchar, leer o disfrutar aquí y ahora. No todo depende de lo que otros dicen, deciden o hacen. Estamos interconectados desde el corazón, con sus neuronas y su parabólica infinita.  "El corazón humano es capaz de soportarlo todo: es capaz de morir y seguir vivo, pero también de morir sin haber vivido nunca" (A. Gala). Y lo que hayamos metido en el corazón pasará a otra nueva dimensión, porque en ésta, somos "frágiles dioses".

               La vida, cuando menos lo esperamos, o cuando nos creemos más seguros, nos da una lección, personal, familiar, nacional o mundial. Un virus informático o el del ébola, una lesión, una caida, una enfermedad, una crisis, una guerra, o que hemos querido como Ícaro volar tan alto, que el sol funde nuestras alas  o el viento las destroza y con ello nuestros sueños.

              Hoy mismo, poco antes de caer ante Nadal, había dicho Djokovic: "cuando te crees invencible, la vida te da una lección". Tras siete derrotas consecutivas en las que el tenista español no consiguió un solo set,  hoy volvió a vencer al serbio. ¡Se puede cambiar!

                Deportista o no, lo importante es, en cada momento, dar la mejor versión de nosotros, como personas y como seres solidarios en camino.  No es una metáfora, es  justo, su antónimo:  la mejor realidad. Como dicen los orientales: «La iluminación viene cuando abandonamos nuestra obstinación y nos hacemos dóciles al obrar del Tao en el mundo que nos rodea y en nuestros propios cuerpos, mentes y espíritus».

             Tal vez quien se cruce en nuestro camino sienta un poco de la luz y el calor de esa iluminación, para avanzar en el suyo.


Nota: Emilio Carrillo, dice lo mismo, de una forma parecida y muy acertada.


PUBLICADO EN
ESOERANDO LA LUZ: 13-05-17
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/05/las-noticias-segun-el-corazon-no-son-la.html
EL HERALDO DEL HENARES: 14-05-17
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34511
CIVICA: 18.05-2017

http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/las-noticias-seg%C3%BAn-el-coraz%C3%B3n-no-son-la-realidad

sábado, 6 de mayo de 2017

Hoy "amor" y... siempre “Sy”, Madre.

                   
             Descubrir con el arte, el niño o la niña que somos, es la vida. Aunque hayamos crecido, hoy,  es un día para sentir y dejar salir lo mejor que hay en cada uno.  Si por haber crecido, no podemos pasar, digamos como Unamuno: "Si no me agrandas la puerta,/achícame, por piedad,/ vuélveme a la edad bendita/ en que vivir es soñar".
               Descubramos primero, que a veces lo mejor de nosotros está encerrado en los barrotes mentales de la incomprensión que dificultan la comunicación. Lo ha mostrado de forma tangible y palpable el escultor ucraniano Alexandrer Milov.

               En el interior, somos niños transparentes, que podemos comunicarnos a través del enrejado. Incluso, cuando llegan los tiempos oscuros, se pueden mejorar las cosas, porque el niño interior, inocente, se ilumina en la oscuridad o en las dificultades.

               La escultura, pretende hacer pensar. Para el escultor, liberar al niño es posible. El título de esa gran obra: "Love".  Hay que sentir al niño que llevamos dentro. "AMOR".  Somos  exactamente "amor". Es posible la libertad de amar y comunicar, a pesar de las corazas, contradicciones o prejuicios. El niño interior es "la inocencia".

               No importa el tiempo que tengamos. El mundo exterior cambia, si cambiamos de actitud. El interior revela que el tiempo no cuenta en esa dimensión. Podemos comunicarnos, dar y recibir. Podemos amar.


               De "esa edad bendita/ en que vivir es soñar", surge la luz y un grito, en cualquier idioma, en todos los idiomas. Del hijo del "amor",  brota la música, la belleza, la poesía, el cariño, la respuesta.

                 El poema: "madre".

             
                En 2014 fue seleccionado en España como el poema ganador del I Premio Internacional de Poesía Jovellanos “El Mejor Poema del Mundo”.  Es del autor paraguayo Cristian David López y lo titula: "Sy".

                Habían recibido 1.893 obras de más de 40 países, en 21 idiomas. Fue entregado en la Casa Natal de Jovellanos, en Asturias, el mes de junio de ese año.
                La obra, un breve poema,  fue valorada por el jurado por su carácter “profundamente simbólico y universal”.  La “pueden entender hombres y mujeres de toda condición y cultura al referirse a elementos primigenios como son la maternidad y el descubrimiento del habla y la escritura. El autor sitúa el nacimiento y la especial relación que se establece entre madres e hijos como origen de la lengua”, expresó el jurado.  Se destacó, además, que hubiera sido escrito en idioma guaraní.
             " Sy, (en guarani MADRE) “.

Ahai nde resa
ha mitãnguéra oma’ẽ.
Ahaí nde juru
ha mitãnguéra opuka.
Ahai nde réra
ha mitãnguéra oñe’ẽ.

Dibujo tus ojos
y los niños miran.
Dibujo tu boca
y los niños sonríen.
Dibujo tu nombre
y los niños hablan. 
             Las  madres, todas las madres.
              Cada poema dedicado a la Madre es un canto agradecido a quien nos dio la vida. Pero cada una es distinta. Todas son únicas, aunque para cada hijo la suya es especial.

              Son de carne y hueso, humanas, pero sobre todo son todo corazón. Con errores, por supuesto. Por eso son tan grandes y cercanas. Tienen un proyecto y un propósito. Son de aquí y ahora, pero son de todos los días porque son de siempre. A veces están solas, a veces compaginan trabajo y maternidad, y otras prefieren dedicar un tiempo a cada cosa.

              No todos entienden  y respetan sus decisiones porque en ninguna época fue fácil ser madre, llevar una casa, criar los hijos y poner en ello alma, corazón y vida. Y también alguna lágrima. Las madres solteras, han recorrido parte de ese camino. Pueden no saberlo, pero no están solas, ni lo estarán nunca. Acaso la mano de la vida apartó lo que no le convenía.

             Cuando su hijo dicen "mamá",  la besa o abraza, su corazón rebosa de alegría. La madre ha aprendido, con sus hijos, lo esencial: responder a mil preguntas, sortear mil inconvenientes, enfrentarse a lo imprevisto, triunfar en la cocina, en medicina, en contar aventuras, a estar siempre sin estar presente y ganarse el amor y la confianza de los suyos, con amor. Es el lenguaje del amor.
  
             Una madre, desde casa aprende casi todo lo que se enseña en el colegio y en la universidad. Por asombroso y desconcertante que parezca, sin hacer una tesis, ni haber sacado un máster, está tan preparada que puede, en cuanto lo decida si lo decide, incorporarse a la vida laboral, porque: "Ser Madre es un Plus".  Algunas empresas son capaces de entenderlo, otras ... sólo ven inconvenientes.
                               
      
              La sociedad ha decidido, que el domingo primero de mayo sea, en esta parte del mundo, el día de la madre. Pero...su día tiene 24 horas y es 365 cada año.

              Tan es así, que siempre tienen la antena del corazón conectada. Parecen distraídas, mientras viajan en cualquier transporte o disfrutan de un alto en el camino. Pero, en cuanto escuchan el llanto de un niño o lo ven atemorizado y aunque esté en brazos de una mujer o de una pareja... si el niño o la niña, grita: "quiero a mi mamá", sus entrañas se conmueven, se pone alerta. Y son capaces de avisar al conductor, o marcar el número de la policía, y evitar un secuestro o un maltrato. Heroínas anónimas que velan por la humanidad, noche y día.

              Lo cuenta una madre que reaccionó rápidamente, y evitó un secuestro: "No pensé en lo que hacía en su momento. Lo único que sé es que terminé con mucha angustia, rabia y una adrenalina espantosa. Antes de nada soy madre y me muero si a mi hija le pasa algo así... Si ven algo parecido, no tengan miedo y actúen". De esa fibra y ese nervio están hechas las madres. Dando a luz o ayudando a la vida. Tiernas pero...lobas.

              Su día.  Por lo menos un día.

                Con lo dicho, quiero homenajear a todas las madres del mundo. La mujer especial, en la que nos encarnamos y nos trajo a este mundo, hoy y siempre, merece nuestra respuesta agradecida. No importa que alguno tengamos ya a la nuestra, esperándonos en otra dimensión. Allá donde esté, recibirá el detalle que brote de nuestro corazón, como cuando éramos niños. ¡Gracias por esperar siempre, aquí y también más allá!

               Los ojos de vuestros hijos ven lo que hacéis, porque  vosotras sois su ejemplo en la vida. Recibid el más cálido beso y todo su cariño, para que seáis felices hoy y siempre, valientes, humanas, estéis donde estéis, "madres".
José Manuel Belmonte.

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ: 06-05-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/05/hoy-amor-y-siempre-sy-madre.html
CIVICA: 06-05-2017
http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/hoy-amor-y-siempre-%E2%80%9Csy%E2%80%9D-madre
EL HERALDO DEL HENARES 06-5-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34429