viernes, 28 de junio de 2013

La declaración… de la conciencia

           No hacía falta que lo dijeran los expertos, hace un año. La mayor parte de los humanos que tienen o tuvieron alguna vez  contacto con animales, lo intuía o lo sabía: los animales ni son un capricho de la naturaleza, ni un juguete de nadie. Tienen entidad propia. Son extraordinarios.                 
En mayor o menor grado piensan, sienten, sufren y aman. Presienten el peligro, temen  huyen, o confían y se aproximan.  Conocen el remedio para muchos problemas. Aprenden. Se comunican. Se alegran con todo su ser y sienten la soledad tanto o más que los humanos. Expresan respeto o simpatía ante las diferentes crías. Su lenguaje es entendible. Cualquiera puede comprobar la eficacia. Es muy elocuente observar la ternura que adultos y pequeños no humanos, demuestran con un niño.

Los animales son extraordinarios compañeros de viaje. Son compañía tanto porque la dan, como porque la comparten. Algunos, con los que solemos convivir, se han convertido en símbolo. De trabajo paciente,  de lealtad  y ayuda. De fidelidad a toda prueba por encima de la abundancia o la pobreza de sus dueños. Sienten aprecio hasta traspasar la barrera de los años y la vida. Tienen memoria. Son capaces de sentir y acompañar a “su amo” más allá de la muerte.

En la tierra,  en el aire, en los ríos y en el mar, la búsqueda, la visión o el contacto con los animales cambia el semblante y el ánimo de los humanos y produce una sensación placentera, como si un rayo de luz entrara hasta su corazón. Muchos países lo han descubierto y multiplican los proyectos de divulgación, conservación y estudio. Tan solo el avistamiento ya merece la pena. La avifauna es riqueza de variedad y de vida. Todo lo relacionado con ellos ¡además de ilustrativo, es muy rentable!

Pero efectivamente hay más que belleza, variedad y movimiento. O esa belleza que percibimos por los sentidos, con ser  cautivadora y fascinante, no es toda la hermosura de esos extraordinarios seres con los que compartimos el planeta.  Hay ignorancia también, claro. En muchos casos los humanos les han puesto al borde de la desaparición. Una cosa es la intuición o la experiencia en el trato y otra la constatación científica de su dignidad. 

El 7 de julio de 2012, prestigiosos científicos de diferentes ramas de la neurociencia, hicieron una declaración que no se ha difundido, ni se ha estudiado como merece.  Me refiero a la "Cambridge Declaration On Consciousness" (Declaración de Cambridge sobre la Conciencia). En síntesis, declararon y afirmaron en presencia de Stephen Hawking que, “la mayoría de especies animales posee los sustratos neurológicos que generan la conciencia”. Según ellos “los animales no humanos, incluyendo todos los mamíferos, pájaros, y otras muchas criaturas, poseen también estos sustratos neurológicos” que generan conciencia, al igual que en el ser humano.

Philip Low, en la presentación de las conclusiones: "decidimos llegar a un consenso y hacer una declaración para el público que no es científico. Es obvio para todos en este salón que los animales tienen conciencia, pero no es obvio para el resto del mundo…  No es algo obvio para la sociedad."
video

El Estudio de los expertos concluye que los animales no humanos tienen sustratos neuroanatómicos, neuroquímicos y neurofisiológicos de los estados de conciencia, junto con la capacidad de exhibir comportamientos intencionales. Es decir, que poseen la capacidad y la utilizan. La conciencia implica varios procesos cognitivos interrelacionados. Además, la conciencia requiere del uso de los sentidos como medio de conectividad entre los estímulos externos y sus asociaciones.

Ahora bien, convendría recordar previamente que, las aproximaciones al concepto de conciencia en los seres humanos, van desde la metafísica a la neurobiología, pasando por la física teórica. El estudio de la conciencia en los humanos, se aborda por un lado como fenómeno trascendente o metafísico, y por otro como estado de vigilia en el que se desarrollan los diferentes procesos de la conciencia, particularmente la percepción, la visión y la atención. La conciencia humana se genera en la parte posterior del córtex cerebral (Cristof Koch).

El córtex es la región del cerebro que genera la conciencia del entorno y de uno mismo, según una investigación que describe por vez primera los mecanismos neuronales del psiquismo humano. Aunque la investigación sobre la formación de la conciencia está aún en un estado primitivo, se considera que las facultades de nuestro cerebro pueden explicarse totalmente por la interacción de las células nerviosas, lo que convierte estos fenómenos en meros episodios de las reacciones bioquímicas del cerebro, según una investigación realizada por el Premio Nobel Francis Harry Compton Crick. (Justamente la reunión de Cambridge se celebró como homenaje a Crick).

Aunque la ciencia no suele hablar más que de soporte neuronal y de las reacciones bioquímicas,  los científicos, después de veintiún siglos, por fin, han aceptado que también en los no humanos, existen los sustratos neurobiológicos de la conciencia. Es todo un hito.

Pese a que son más de un millar los científicos de todo el mundo investigando en la función del psiquismo, la definición de conciencia ha sido siempre muy controvertida. Tal vez, el ser humano se ha sentido como un ser “a parte”,”superior”, “único”, “exclusivo”.  Si ahora, ésta se ha aplicado también a seres vivos no humanos es, como decimos, un logro.No es que el animal racional deje de serlo, pero tal vez tenga que apreciar más a su entorno.

Y es un logro, porque están reconociendo, que también tienen alma. Chispa vital. Animal animado. Ser viviente. Conciencia. Los sustratos neurales de las emociones no parecen limitarse a las estructuras corticales. De hecho, redes neuronales subcorticales suscitados durante los estados afectivos en los humanos también son críticamente importantes para la generación de comportamientos emocionales en los animales.


            Habrá que matizar lo matizable, y seguir estudiando esa conciencia que para los científicos es ya obvia, pero no para la gente en general, según ellos. Se detallan que en particular las urracas (ave de la familia de los córvidos) exhiben impresionantes similitudes en este terreno con los humanos, al igual que grandes simios, delfines y elefantes, según se demostró en estudios de autorreconocimiento en el espejo.



           Podrían desconocer lo del “sustrato neurológico”, sin embargo, como decía al principio de mi artículo, para muchos no científicos, simples ciudadanos, “todo lo demás”, era obvio.  Como escribió en su día Antonio Gala “¿Para qué afirmar que los perros tienen voluntad y sentimientos?: salta a la vista”. Es decir, es evidente.
 http://now.msn.com/dogs-welcome-home-military-owners-in-viral-video?ocid=expfb

           Lo han corroborado científicamente: “la evidencia indica que los seres humanos no son los únicos que poseen los sustratos neurológicos que generan conciencia. Animales no humanos, incluidos todos los mamíferos y las aves, y muchas otras criaturas, incluyendo pulpos, también poseen estos sustratos neurológicos“. La base del el ser. Pero también el operar.
Algunos gobiernos están adaptando su legislación para mejor defensa de los animales, de sus crías e incluso de sus fetos. Curiosamente, en algunos países, como España, están más defendidos los fetos animales que los fetos humanos. ¡Absurdo, pero cierto!
              Este escrito, pretende potenciar el conocimiento y el aprecio de los animales. El aprecio y puesta en valor, tiene que ser sobre todo, respeto y nunca maltrato o abandono. La ley que permite su propiedad, tiene  que protegerlos del capricho y de la crueldad. Ellos, tienen conciencia para lo mejor, pero también para ser capaces de sufrir.

            Ser animales racionales  debería ser equivalente  a apreciar y tener empatía con los seres no humanos, que tanto nos ayudan. En muchas cosas nos dan lecciones. Debemos recordarlo siempre, especialmente en vacaciones, que es cuando más “ellos” se sienten traicionados.


PUBLICADO en EL HERALDO DEL HENARES: BLOG LA TANGENTE: 30-06-2013:http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=17964; BITACORA DE BELMONTE EN CiViCa,  =5-07-2013: http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/la-declaraci%C3%B3n%E2%80%A6-de-la-conciencia.

sábado, 22 de junio de 2013

La muerte ni es el final… ni la meta (y 3)

          ¿Muere un gusano de seda cuando se transforma en mariposa? ¿Para qué sirve el tiempo? ¿Necesita  el niño reloj? ¿Y una sonrisa y unos brazos? El observador del parque ¿puede llegar a descubrir el corazón de quien pasea?
          Seguro que no. En todo caso, la intención del escritor es interrogar, investigar hasta donde se pueda y, si es posible, sacar una lección. Nunca, cuestionar creencias de nadie, ni apariencias, y menos, sentar cátedra de nada.
          Hecha la aclaración anterior, quiero afirmar igualmente, que mi intención es contar sin cobardía lo que pueda encontrar por experiencia o en los libros.  Lo que diga, o deje que otros digan, puede no ser “políticamente correcto”. Pensar es un deber, polemizar, no. Escalar la montaña de la verdad sí, hasta donde el oxígeno alcance. Aunque haya otra montaña más allá.

          La materia de qué estamos hechos es visible, está claro. Ella nos mete de cabeza en el mundo y en el tiempo. Pero el tiempo son latidos humanos de un ser que ha comenzado su existencia visible en un momento, pero  tiene un alma. El alma que es vida, es anterior al cuerpo en que se encarna.  También es anterior al género, a la raza y a las creencias políticas o religiosas de los padres que aportan los genes. Es anterior como digo, y también, posterior.

          En nuestra sociedad, la dimensión anímica, espiritual del ser humano, se ignora en general o, está devaluada. No se le da la importancia que merece ni en la escuela, ni en la sociedad ni en la familia. Sin embargo, la ignorancia no es buena ni para vivir ni para morir.

          “Comamos y bebamos”  decían y algunos siguen diciendo, como si nunca tuviéramos que morir, como si nada de lo que hacemos tuviera consecuencias futuras, como si la muerte fuera el fin de todo. Pero la muerte no es el fin y eso lo cambia todo. Hay que descubrir la fuente de la dignidad humana.  Cuando se descubre y se acepta “la auténtica naturaleza y el verdadero propósito su vida se irá transformando de forma permanente, y entonces podrá empezar a cambiar el mundo”. www.youtube.com/watch?v=QZQDHZvYMwY

            Cada vez más gentes se sienten atraídas e investigan esa dimensión. De hecho son muchos los escritores  y los investigadores que hablan abiertamente de temas del alma y del más allá. Uno de los más eruditos pensadores, Moshe Chain Luzzatto, en su libro  The Way of God: “Una sola alma puede reencarnarse varias veces en diferentes cuerpos y, de esta manera, rectificar el daño hecho en encarnaciones previas. De modo similar, también  puede alcanzar la perfección que no alcanzó  en encarnaciones anteriores”.
           Raymond  Moody, Kenneth Ring, Elizsabeth KüblerRoss, Melvin Morse,  Peter Weiss y su esposa Barbra Horn,  y otros muchos como Brian Weiss, hablan de la vida que no acaba con la muerte.  Pueden encontrarse algunos libros de las experiencias curativas y humanas de éste célebre psiquiatra estadounidense como: Muchas vidas muchos maestros, Lazos de amor,  Los mensajes de los sabios,  Sólo el amor es real, Espejos del tiempo, Meditación, Muchos cuerpos una misma alma, Los milagros existen. El poder sanador de los recuerdos de vidas anteriores, A través del tiempo, o la web www.brianweiss.com.

            En su libro A través del tiempo  dice: “Entrevistando a pacientes y efectuando regresiones a vidas pasadas, he descubierto que no es raro entre quienes sufren una muerte súbita  y violenta aferrarse al plano terrestre y pasar un tiempo confundidos, como en el limbo. No obstante, a su debido tiempo hallan el camino hacia la maravillosa luz  y la presencia espiritual de un guía o un amor universal; entonces continúan hacia adelante…Significa que continuamos creciendo aún después de la muerte”. Tal vez aún estamos lejos de la meta.

          Hablar del más allá, no sería posible, si no lo contaran personas que han pasado por una experiencia de cuasi-muerte o por una “regresión hipnótica”. Los escépticos y los críticos dirán que entrar en el terreno del alma, o en el más allá es pura fantasía. Pero que un ser vivo actual, de alguna forma, contacte con alguien que le ha precedido, encuentra curación, paz, y nuevo sentido a su vida, es otra cosa bien distinta de la fantasía.

          Impactante, parece la curación por hipnosis, que cuenta Weiss de  Philip, técnico informático, que había perdido a sus hijos, una niña y un varón de 3 y 4 años, por un defecto congénito, del que (él y su mujer) se sentían responsables y llenos de pesar. En trance profundo Philip, “contó que se encontraba en una pradera alpina…De pronto vio que sus hijos se le acercaban, algo mayores en edad. Corrieron hacia él y bailaron a su alrededor, riendo y cantando. Luego se le unieron los padres de Philip, ambos fallecidos, y también su abuelo materno, con quien había mantenido una relación muy estrecha”.

          “Primero los niños, luego los padres y el abuelo, se acercaron  a cogerle las manos. Philip describió  el contacto con sus hijos: lo real de la sensación, y el vigor con que apretaban, lo mucho que habían crecido y lo fuertes que se les veía. Mirándolo a los ojos, todos se comunicaron profundamente con él. Le dijeron que lo amaban. Que no debía preocuparse, porque todo estaba bien, porque ellos estaban bien y eran felices en esa pradera y en esa dimensión. La alegría brillaba en sus ojos y en sus sonrisas… Ello le permitió desprenderse de la culpa, el dolor y la indefensión que le agobiaban desde hacía tantos años.  Obtuvo una comprensión de la inmortalidad del alma… y  su vida cobraría un renovado sentido” (pp 164-165).

          Este tipo de “contactos”, brindan una esperanza de volverse a ver en el futuro. La muerte no es el fin. El alma sigue ahí, como en un principio. Para muchos parece un  axioma que alma y cuerpo comienzan a existir al mismo tiempo, y de forma simultánea. No es verdad. Tampoco que dejen de existir al mismo tiempo. Cuando comenzamos a vivir en este mundo, una parte de nosotros, “el alma” ya existía.

          Se ha venido afirmando, que los padres han escogido al hijo/a para que viva en su familia y perpetuarla. Pero, gracias a las regresiones a las vidas pasadas, o a las progresiones a vidas futuras, suele hablarse de que, el alma escoge ese cuerpo de esos padres para llegar al mundo. Si el alma preexiste, puede ser ella quien escoja a los papás para que la ayuden a crecer a su lado.

          Vistos los lazos de cariño desde esta perspectiva serían incluso más fuertes de lo que imaginábamos ya que no escogen sino son escogidos, o ambas cosas. Y la dignidad y responsabilidad hacia esa nueva criatura también tiene un sentido nuevo. El niño se vincula a los padres desde siempre y para siempre, viva 100 años o muera abortado  en la semana que sea antes de nacer. Puede morir antes o después, pero no deja de existir, ni desaparece. Pasa a existir en un estado nuevo. 
        
          Incluso puede ser que padres e hijos hayan compartido existencia anteriormente. También es posible que se vuelvan a reencontrar. Porque no lo olvidemos: venimos a aprender y crecer. Y ello suele estar en función del trato y del comportamiento con los demás. “Es cierto que nos reencarnamos hasta que aprendamos nuestras lecciones y pasamos al siguiente peldaño”.

          Según las terapias de regresión, podemos haber muerto varias veces y volver a encontrarnos en el camino  del crecimiento y de la perfección. Podemos volver a encontrarnos con esos seres queridos, pero no obligatoriamente en el mismo género, ni en la misma relación familiar que se da en la vida presente. “Padre e hija pueden reencontrarse como amigos, como hermanos o como abuelo y nieto. Pese a todo, las almas continúan reuniéndose una y otra vez... la parte del ser que existe aquí es, con toda probabilidad, sólo un fragmento del espíritu eterno”.

          Evidentemente, cuanto más  profunda y generosamente se viva, más se acercará a la energía, a la paz, a la sabiduría, a la luz especial; más profundamente podrá descubrir nuestra esencia y la esencia de todo: el amor. Por muchos caminos, todos vamos a un mismo sitio, a fundirnos con la Energía,  la Iluminación y el Amor.
          “El amor es la energía más básica y dominante que existe. Es la esencia de nuestro ser y de nuestro universo. El amor es el componente fundamental de la naturaleza que conecta y une a todas las cosas, a todas las personas. El amor es más que un objetivo, más que un combustible, más que un ideal. El amor es nuestra naturaleza- Es nuestra esencia” (p. 14 Los mensajes de los sabios).

          Cada uno puede llenarlo como quiera o prefiera. La realidad no varía. Esa Luz y ese Energía, esa Paz, esa Sabiduría, tienen nombre si se quiere o es innombrable. Acoge a todos, adultos o niños.  Pero los niños que después de verlo vuelven de un estado de casi muerte, siguen siendo más espontáneos.
 
          Llevaron a un niño con 3 años y medio, a una representación religiosa en el cole. Y el niño saltó y dijo “Ese no es Jesús. Yo vi a Jesús cuando me morí. Al explicarse el niño  dijo que había visto un túnel, con “un mundo de luz” en el otro extremo “donde podía correr a saltar con Dios”.
          Niños y adultos, de los que se habla en cientos de miles de experiencias, pierden su miedo a la muerte, muchas veces se curan, y encuentran en este mundo un propósito nuevo que les hace felices. “Apreciar y respetar la belleza y la dignidad innatas en todo el mundo, porque todos somos almas, todos tenemos la misma sustancia”.

          Las religiones todas, son útiles para la humanidad. La compasión que es amor que transforma tiene que llegar a todos, incluso a quien nos hace mal. Cada una a su manera, dispone de un potencial para ayudar a las personas y mejorar el mundo.

          W. Shakespeare dijo que "Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos ser". Ya me gustaría que supiéramos siquiera lo que somos. No lo sabemos. Ni en el plano físico ni en el interior. Resulta que ni siquiera sabemos todo sobre el cuerpo humano. Investigadores de la Universidad de Nottingham acaban de descubrir una nueva parte del cuerpo humano de la que nunca antes se había tenido indicios ni en estudios científicos ni en análisis médicos, y la  teníamos ante los ojos. En la misma córnea. La córnea solo tenía hasta ahora 5 capas conocidas. Ya sabemos que hay una más. La Universidad de Navarra hablando de los Descubrimientos más recientes tiene una introducción titulada “El ser humano: ese gran misterio”.

          ¿Puede extrañarnos, entonces,  que sepamos tan poco sobre el alma? Si no sabemos siquiera lo que somos. Lo que podemos ser…lo iremos descubriendo, escuchando el corazón. La ceguera mayor es mental. Alguien que alguna vez estuvo allá y volvió, ha dicho: “jamás he vuelto a sentir el amor, la paz y la divinidad de mi luz. No hay nada comparable en el mundo físico. La echo de menos”.
PUBLICADO EN LA ESFERA DIGITAL, BLOG A FAVOR DE LOS VALIENTES, 22-06-2013: 
http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/912-la-muerte-ni-es-el-final-ni-la-meta-y-3.html;
BITACORA DE BELMONTE EN CiViCa, 23-06-2013 http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/la-muerte-ni-es-el-final%E2%80%A6-ni-la-meta-y-3.EL HERALDO DEL HENARES, BlOG:  LA TANTEGENTE, 28-06-2013: http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=17928.


domingo, 16 de junio de 2013

Pasos importantes…hacia la meta (2)




          Pasos a los que me aproximo, sin saber y a tientas. De forma indirecta o bien por deducción o intuición. Pasos quedos de respeto a la persona que se acerca a la meta y se absorbe en la canción suprema de su entrega.  El “hemisferio derecho” tiene un gran potencial, casi desconocido.
          El cuerpo está sujeto al tiempo. Hay un reloj interior o biológico que señala el comienzo en un momento dado y una terminación, en otro momento más o menos lejano. El tiempo son latidos. Evidente, pero no todos son  conscientes. Por ser un todo psicofísico y mientras lo seamos, tenemos un comienzo y un final. Entre medias, la duración, el tiempo, la edad. Lo que llamamos vida, o tiempo de vida. Mientras transcurre, estamos sujetos a un inexorable avance que no se puede detener.
            Eso que llamamos  “vida”, es un concepto espaciotemporal, que nada tiene que ver con la “vida” indecible que mueve al ser humano desde dentro; nada con la fuerza intrínseca que vivifica y nos convierte en seres humanos; con lo más profundo y maravillo que tenemos. Somos un espíritu encarnado  en continua ebullición  y en constante evolución.
          El alma entra en el cuerpo para hacer el viaje como “un todo”. Eso le permite relacionarse con la naturaleza, la sociedad y con el entorno familiar.  La conciencia es inmortal. El conocimiento y la sabiduría son inmateriales.  “Nuestra principal fuente de aprendizaje es la relación con los demás”. Estamos aquí para crecer, aprender, perfeccionarnos, ser felices, mejorar y ayudar. Rafa Nadal, acaba de decir algo digno de un genio. Fruto de la experiencia, después del triunfo deportivo en París ha dicho: “Si crees que no puedes mejorar no sabes nada de la vida”.
           Está escrito en nosotros el deseo y la necesidad de sobrevivir. También que tenemos que  morir, pero no desaparecer. La muerte, suele percibirse como algo lejano y ajeno. Hasta que por las circunstancias que sean, nos topamos con ella, en niños, jóvenes o adultos.
          Por ley de vida, son los mayores, quienes con más frecuencia nos dejan. Pasan los años y… “se cumplen los días”. Paradójicamente es, como si estuviera próximo otro “parto”. ¿El paso a otra vida no lo es? Morir es norma y es “normal”. Pero no lo percibimos hasta que  la muerte va cerrando el círculo y se acerca a amigos o a la familia.
           Me gustaría detenerme un momento en esa anormal normalidad, a la que llaman fin, y tal vez no lo sea. Toda muerte deja un cadáver y un vacío, pero sobre todo deja la incógnita ante un misterio. Respetando las creencias de cada uno, su propósito y su trayectoria. Intentaré acercarme, con la propia experiencia y lo que hoy conozco de situaciones cercanas a la muerte. Puede ayudar a crecer porque tiene mucho que ver con la esperanza y la paz.  Dicen que la muerte ayuda a la vida. Lo inmortal de nosotros no muere.
          Últimamente he tenido que acompañar a varias personas, bien por su situación socio-familiar, bien por su avanzada edad o deterioro físico. Ello me ha permitido conocer, datos personales o experiencias humanas importantes. También me permitió conocer el lado médico de algunas situaciones.
          Me voy a referir aquí únicamente al último proceso de la vida, que es la muerte, y a algunas experiencias de personas que han pasado por ese proceso de consumación de la vida. Al momento transcendental de la vida actual. Muy importante. ¡Creo que no le dedicamos casi tiempo para hacernos conscientes!  La muerte iguala a todos y es una puerta obligada.
           En ese trance final, esa persona, exige un respeto, una ayuda médica, humana y espiritual. Nada tiene que ver con la crueldad de prolongar artificialmente la vida. Por limitada que sea nuestra apariencia, la muerte siempre es “un paso” en la carrera hacia otra dimensión.
          Me comentaba un médico, que hay enfermos que aunque parece que se encuentran en estado terminal, y su nivel de consciencia fluctúa entre momentos de vigilia y de sopor semicomatoso, por alguna razón, resisten hasta la llegada de un hijo que está fuera, y no se van hasta que llega y de algún modo se despiden.
          Hay muchos misterios, algunos le llaman coincidencias, despedidas a cientos de kilómetros o casuales. Por ejemplo, una cita médica concertada con  anticipación, hace posible que un esposo en silla de ruedas, que vive sólo, pueda acercarse a la habitación donde su esposa hospitalizada va a ser operada. ¡No pensaban volverse a ver! El gesto de cariño de un beso o de un abrazo, reconfortó a los dos.  La esposa tenía algo grave y falleció al día siguiente tras una operación. A él, triste por su pérdida, le quedó el consuelo de haberla despedido.
          Cuentan que el enfermo alguna vez, parece sufrir alucinaciones y como si flotara. Algunos médicos lo atribuyen a la fiebre.  Otros dicen que “pueden no ser alucinaciones, aunque parezca extraño”. Como si el moribundo hablara  con alguien que conoce o estuviera esperando detrás de la puerta. Como si familiares que le han precedido vinieran a guiarle. Les da cierta paz. “El nivel de conciencia del paciente no parece influir… no se pueden descartar esas experiencias, como si fueran una mera alucinación”.
          Muchos familiares, suelen comenzar a llorar su pérdida mucho antes de que se produzca la muerte. Algunos pacientes, en algún momento salen del sopor, y se despiden de la familia o tratan de alentarla diciendo que “morir no es una pérdida, sino parte de la vida Es como si se desprendieran del cuerpo que ya no necesitan”.
          Es verdad que cada persona es única, y se enfrenta de forma única y personal a su muerte. Tal vez  el nacer sea un proceso de encarnación que culmina en el parto y con toda una vida por delante; mientras morir sea, abandonar el cuerpo, un proceso espiritual  de entrega y abandono para pasar a otra dimensión. Sabemos poco.  Elizabeth Kübler-Ross, ha relatado en La rueda de la Vida, fruto de su experiencia con enfermos terminales que: “los niños dejaban este mundo confiados y serenos; algunos adultos, partían después de superar la negación y el miedo, sintiéndose liberados, mientras que otros se aferraban a la vida porque aún  les quedaba una tarea que concluir. Pero todos  hallaban consuelo en la expresión de sus sentimientos y en el amor de quien les prestaba oídos”.
        Médicos, psiquiatras y escritores investigan cada vez más, en personas que habiendo estado en “trance de muerte”, “han vuelto” a la vida. “Sus experiencias nos proporcionan información y nuevas perspectivas respecto al proceso de morir… De estos pacientes hemos aprendido que la muerte, no debe ser principalmente, una experiencia de miedo, perdida y separación. Este paso, el más desafiante de la vida, también puede ser un momento de curación, expansión y nuevos comienzos”( B. Weiss).
          Kevin Nelson, autor del libro The Spiritual Doorway in the Brain la “Neurologist’s Search for the God Experience” explico al portal de “VEJA” lo que acontece en el cerebro de quien, en la inminencia de la muerte, relata haber antevisto el Más Allá, y señala que “la ciencia puede decir cómo funciona el cerebro, más no puede decir por qué funciona de esa manera. Incluso si supiéramos lo que hace cada molécula cerebral durante una experiencia de casi la muerte, o cualquier otra experiencia, el misterio de la espiritualidad continuaría existiendo”.  Kelvin cree que la neurociencia de la espiritualidad aun está en su inicio y que futuros descubrimientos muy emocionantes están aún por venir.
          El asunto ha despertado intereses cada vez más vigoroso. Hace tres décadas, el psiquiatra norteamericano, Raymond Moody Jr. Trajo al conocimiento del gran público una colección de relatos de EQM –experiencia de la casi muerte, a través del libro “Vida después de la Vida”. Los pacientes tienen todos los síntomas de la muerte clínica. Las victimas flotan sobre su cuerpo físico, acompañan los acontecimientos y perciben que poseen otro cuerpo, y que su conciencia acompaña a este nuevo cuerpo, de naturaleza extra física.
          Los pacientes se encontraron con sus familiares y amigos ya fallecidos, con inmensa alegría. Todos le dicen de las tareas desarrolladas en el mundo espiritual, de la necesidad de continuar trabajando, evolucionando y estudiando, que los lazos familiares no se rompen, por el contrario, se fortalecen a través del amor y del perdón. En ese momento, no importan las facilidades materiales, la riqueza, el poder, las posiciones sociales; interesa apenas el bien y el conocimiento que existe en cada persona, independientemente de sus creencias religiosas o filosóficas” (Jorge Hessen). http://rinconespirita.wordpress.com/2011/02/16/la-experiencia-de-la-casi-muerte-confirma-la-inmortalidad/
          “Como es la vida así es la muerte”, decían los sabios. Evidentemente la paz, el amor  y la esperanza no se improvisan. Por la muerte,  dejamos el vehículo, el cuerpo, y la vida desnuda se acerca a la  verdad y a Luz. Esa desnudez en quien fallece “puede provocar profundos cambios en la vida de una persona y en su actitud frente a la muerte”. Para la Dra. Elisabeth “morir es tan natural como nacer y crecer, algo que el materialismo de nuestra cultura niega y esconde”.
         "No hay que temer a la muerte, sino a no haber empezado nunca a vivir" dijo hace muchos siglos, Marco Aurelio, como me recordaba un comentarista. Pero alguna vez hay que comenzar... porque mañana puede ser tarde. El tiempo no se detiene. La eternidad no ha comenzado (porque no tiene comienzo ni fin), el nivel en que avanzamos en ella seguramente,  sí.
PUIBLICADO en EL HERALDO DELO HENARES:BLOG LA TANGENTE:  16-06-2013 :http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=17864; LA ESFERA DIGITAL, Blog A FAVOR D ELOS VALIENTES, 18-06-2013: http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/911-pasos-importanteshacia-la-meta-2-.html; BITACORA DE BELMONTE en CiViCa, 19-06-2013: http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/pasos-importantes%E2%80%A6hacia-la-meta-2.

sábado, 8 de junio de 2013

Los pasos acercan… a la meta (1)

          Voy  a escribir hoy sobre algo que no he experimentado. Ciertamente estoy en camino, hoy más cerca que ayer. Pero no tengo miedo ni de hablar, ni de haberme acercado con ello un poco más a la meta que me espera.
          Alguien dijo que  “hemos venido al mundo a pasar  un week-end”,(Gala). Tan corto es el trayecto. Tan corto es el tiempo, es decir, la duración limitada de las cosas, en este caso de la vida. Pero,  la imagen de un “fin de semana” es menos efímera de lo que decían los antiguos: “un suspiro”, un  simple “parpadeo”.

          Me acerco a un tema tan vital, para aprender lo que se vive, para escuchar lo que dicen y para desmitificar algo tan natural, porque a muchos les da miedo. Me refiero, lo habréis adivinado,  a la muerte.

          No soy más cobarde o más valiente que nadie, por acercarme a la extraña señora que  desde hace no sé cuánto nos anuncia su visita, sin precisar la fecha. Se sabe que antes o después ella  llegará.  Ni tengo prisa alguna, ni el corazón dispuesto. Si alguna vez temí, ya nada temo. Tan sólo vengo con la mente abierta y la mano tendida, para que no se esconda ni me asuste si se presenta cuando menos la espere.

          Quiero preguntar para saber. Quiero, si es posible, saber a dónde voy y qué me espera al salir del túnel, si es que de la oscuridad se sale y cómo y cuándo. ¿Qué tengo  que llevar, si hay algo que se lleva, o tenemos que ir haciendo el equipaje por adentro? ¿Dónde se saca el billete si es un viaje? ¿De quien hay que despedirse, si hay que decir adiós, porque no quiero ser descortés o desconsiderado y puede que luego, con las prisas, tenga olvidos imperdonables?

          Es verdad que cada día siento que el tren de la vida camina más de prisa, las hojas del calendario salen volando de forma rapidísima, y no tengo la menor idea si la locomotora va a estallar o va a dar un frenazo para dejarme en una estación convencional o en medio del desierto. ¿Cuántas hojas tiene el calendario asignado? ¿Cuánta cuerda de reloj le queda a los latidos de mi pequeño corazón?

          Uno se pasa la vida estudiando y resulta que cada día sabe menos. Incluso lo esencial se nos escapa, a pesar de gozar de salud y estar mentalmente en plenas facultades. Se habla de progreso, de avances científicos, médicos, electrónicos, espaciales, y si mañana, o dentro de una hora tuviera que partir, no sé integrar toda esa ciencia y todo ese saber, en mi decisión personal aquí y ahora. Tampoco tengo claro, por qué vamos posponiendo preguntas tan sencillas e importantes. ¿Por qué dejamos para mañana, aquello que se envuelve en el misterio, pero nos concierne de una forma personal e intransferible? Steve Jobs decía que era bueno pensar cada día  en la muerte porque nos hace auténticos. ”La certeza de la muerte, es la mejor herramienta”. Ni podemos engañarla ni comprarla con dinero.

          Los niños son especiales. Viven sin saber de horas. Juegan y gozan, ríen y aman “ahora”. Son la vida, lo mejor de la vida. Tal vez, sin que lo apreciemos, son la manifestación de la eternidad, y de cómo deberíamos vivir los adultos. No tienen certeza de nada, improvisan todo y tienen todo lo necesario para ser felices. Tal vez sea porque acaban de llegar y recuerdan el pasado cercano de la luz, antes de ponerse en camino.

          Quienes hemos pasado ya esa etapa, los adultos, tenemos algunas  nostalgias como esa paz infinita, la chispa luminosa de sus ojos y la abierta y  dulce sonrisa de los niños. Tenemos también “certezas”, que nos va dejando la experiencia y la edad: el crecimiento, la lucha, el deterioro físico y,  la muerte. Pero, sobre todo una: lo importante es vivir. Vivir es siempre ahora.

          Junto a estas certezas, uno experimenta el ansia o el anhelo de no desaparecer para siempre, de no separarse de quien ama, porque eso emocionalmente causa unas veces pena, otras, dolor. La certeza de morir abre la puerta natural a la esperanza. La esperanza de que no acabe todo para siempre, de que pueda continuar la vida de otra manera, como la oruga y la mariposa, como los sueños que van más allá de la noche hacia la luz. Está la puerta de la esperanza, abierta en lo más hondo del ser. Por ahí salen las bandadas de palomas, que anidan en el alma, en busca de la luz.

         ¿Dónde está la estación? ¿Dónde la meta? ¿Lo que estoy haciendo hoy me acerca a donde quiero estar mañana? ¿Vamos o nos llevan, o ambas cosas son ciertas y posibles? “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?, se preguntaba Jobs. Algún día, va a ser verdad.

          Me alegro de “pensar” y de ir por libre, no ser políticamente correcto, porque  hoy  me importa un bledo la “Ley de Autonomía del Paciente”, porque  ni soy paciente, ni tengo enfermedad alguna y estoy en mis cabales (puede que alguno piense lo contrario). Y lo mismo puedo decir, de la “Ley de la Eutanasia”, de la “Eutanasia asistida”, y de la “Sedación” de los doctores que justifican los “recortes vitales” por el “dolor”. No tengo dolor alguno y llevo la tira de años sin tomar una medicina. Por eso, y mientras pueda, voy a seguir escribiendo al filo de los días y aprendiendo. Así que, estoy seguro, de que la mía cuando llegue, será normal y será, por eso mismo, una muerte digna, sin paliativos, como la mayoría.

          Tal vez los grandes maestros son los niños y los seres que a ellos se parecen. Tal vez ellos nos ayuden a reencontrar el Paraíso. ¡Tendríamos que respetarles y escucharles más! Es posible que, que como alguien dijo, tengamos que volvernos como niños, si queremos entender algo y volver a casa. 

No sé si hemos crecido demasiado, y tendremos que decir como el gigante pensador vasco, Unamuno: “Agranda la puerta, Padre/ porque no puedo pasar; /la hiciste para los niños, /yo he crecido a mi pesar. Si no me agrandas la puerta, /achícame, por piedad; /vuélveme a la edad bendita/en que vivir es soñar”. 

PUBLICADO EN EL HERALDO DEL HENARES: BLOG LA TANGENTE: 08-06-2013: http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=17766; BITACORA DE BELMONTE en CiViCa: 11-06-2013: http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/los-pasos-acercan%E2%80%A6-la-meta-1; LA ESFERA DIGITAL, Blog: A FAVOR NDE LOS VALIENTES, 16-06-2013: http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/910-los-pasos-acercan-a-la-meta-1.html.



domingo, 2 de junio de 2013

El debate semántico, un debate de valores



          Las palabras son muy importantes para entenderse, si se toman en su significado normal y si son pronunciadas por personas normales, con finalidad normal.  Pero pueden ser manipuladas. Pueden ser despojadas de su contenido, o cargadas como armas. Si se manipula la semántica, todo cambia. Con la misma palabra se pueden decir cosas distintas. Así no es fácil entendernos, o entender cada uno lo que quiera.

 ¿Los papagayos, saben lo que dicen? No. ¿Se puede, argumentar sin pensar lo que se dice? Sí. ¿Se puede dar apariencia de cultura, sin un razonamiento coherente? Sí. ¿Se puede ir contra una opinión,  contra personas sin dar un argumento, o razón que lo justifiquen? Sí. No es lógico pero, basta con no tomarse la molestia de pararse a pensar.

           Dicen los filósofos que un argumento lógico se compone de tres  premisas o proposiciones, la última es la que se deduce siempre de las anteriores. Aristóteles, consideraba la lógica como lógica de relación de términos. Sin lógica podía ser un disparate, una falacia o una trampa. Por ejemplo cuando se dice: Los hombres son esencialmente libres, pero las mujeres no son hombres, luego las mujeres no son libres.

         Si una palabra, tiene “un significado” y en otra oración y la misma palabra tiene  una carga diferente, la conclusión es un disparate, un sofisma. En la primera premisa la palabra “hombre” abarca a la “humanidad”, mientras que en la segunda,”hombre” indica género, es decir “varón”. Un sofisma es una argumentación falsa, pero de apariencia verdadera, con la que se pretende confundir a otras personas, sobre todo a los incautos.

           Hoy, todo de mundo alardea de saber aunque ignore la Lógica.  Hay muy pocos estudiantes de Filosofía. Desconocer el sentido de la lógica y de la coherencia racional nos deja a los pies de la manipulación, el absurdo, el fracaso o el error.  La Lógica trata de establecer las leyes que garanticen la verdad de los juicios que se emiten, cuando están amparados en premisas previas verdaderas. La verdad se pierde muchas veces por la pereza intelectual, o la falta de rigor en el razonamiento o al intentar transmitirla. Los que no buscan la verdad “son vencidos por el error” decía Agustín  de Hipona.
          ¿Cambiar una palabra, o darle otro significado carece de importancia? La palabra más usada hoy es “decidir”. Que deja de ser un verbo neutro cuando inclina la balanza de las convicciones y de los valores.

        1) El Parlamento vasco, ha permitido, el pasado mes de mayo, que a los “presos etarras”, se les llame “presos políticos”. El Parlamento y los Servicios jurídicos dicen que el adjetivo "denota en su uso una convicción y, como tal, sujeta a opinión". Es decir, que se ampara en la libertad de expresión. Eso es una falacia, un intento de manipular y confundir. Es una perversión y una afrenta a las víctimas. Los presos de ETA “fueron condenados por asesinar de forma cruel y violenta a cientos (829) de personas inocentes”. No está en la cárcel por sus ideas. “Aunque emplear el término de ‘presos políticos’ pudieran declararlo legal, es completamente inmoral, porque no sólo se les otorga una condición que no poseen, sino que además agravian la memoria de nuestros familiares” F.J.Alcaraz. “Esa palabra”, cambia un mundo.

          En ese contexto se ha dado un paso más. Según Salvador Ulayar  se habla de disolución”, que sustituyó a “derrota” de la banda armada,  en el léxico de la política en materia terrorista. Parece igual, pero no es lo mismo.  Si no se llama pan al “pan” y vino al “vino”, entramos en el “todo vale”. Por mucha libertad de expresión que se quiera no pueden ser lo mismo, “asesinos” que “victimas”. No puede salir gratis nunca “matar”. Por eso, con toda razón Salvador añade: “Llevan décadas derrotándome. En el 79 la ETA, matando a mi padre. Años, la democracia olvidándonos. Ahora, ZP y Mariano”.

          Los servicios jurídicos del Parlamento Vasco dicen que éste no es un debate semántico, sino una confrontación de "juicios, opiniones y valores”.  Con todos los respetos, el debate semántico sí es un  debate clave: es un debate de valores. ¡Hay que defender éstos! Cambiar la palabra supone un salto cualitativo jurídico, político y ético. Los jueces, con  el Constitucional a la cabeza, han permitido que los etarras entren en las Instituciones y se financien con  el dinero de los contribuyentes.  Es más, han permitido que convictos asesinos salgan sin cumplir sus condenas, lleven años huidos de la justicia o se burlen del Estado de Derecho alegando peligro de muerte y se vayan de copas o disfruten de permisos injustificados. "La Justicia es un cachondeo" dijo el andaluz Pacheco.  Si no lo es, ciertamente da esa impresión.

         2) La claridad de usar las palabras en su genuino sentido ayuda a poner las cosas  y a las personas en su sitio y no dejar todo a la falacia y a la demagogia política y la bancarrota autonómica o la arbitrariedad. ¿Cómo va a ser justo que mientras se piden recortes importantes, los políticos sigan despilfarrando en sus respectivos territorios e instituciones, subvencionando el autobombo televisivo y otros medios, disfrutando de sueldos,  dietas por alojamiento, comidas, bebidas, transporte y medios electrónicos que son un agravio?  ¿Cómo que déficit “asimétrico”? ¿A Cataluña le basta la asimetría? “No hay justicia sin igualdad”.

          Los socialistas de Cataluña, desde Maragall, Montilla y (Zapatero ha sido clave), luego Navarro intentaron ser más nacionalistas que los que más. Después que Europa advirtiera a dónde conducía la deriva, pasaron a apoyar el Federalismo. Bandera, nación, territorio, derecho a decidir, independencia, pasos en la misma dirección.   

           Ahora, el Secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha mostrado partidario de "abrir" la Constitución para buscar "acomodo" a Cataluña.  Y Durán, el portavoz de CIU, dice que sería bueno establecer un diálogo para evitar un «choque de trenes» entre el Estado y Cataluña del que saldrían todos «malheridos». El Parlamento catalán aprobó, no hace mucho, la Declaración Soberanista pactada por CiU, ERC e ICV-EUiA que define a Cataluña como "sujeto político y jurídico soberano" y daba luz verde al proceso para decidir su futuro mediante la celebración de un Referéndum.

           Pere Navarro, mostraba decepción porque “la consulta no es un principio democrático, sino un instrumento para la independencia”. Se quiere lo que se quiere y  es hora de caer del burro, y no engañar semántica, ni jurídica, ni económicamente. De hecho la Diplomacia Catalana, Diplocat organiza el próximo viernes 7 de junio en Paris, la primera jornada para explicar el derecho a decidir.
http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/02/barcelona/1370176145.html

           3) ¿Tiene lógica realizar un spot para pedir la libertad de decidir mientras se pide aborto libre?  “Decidir nos hace libres”. Pero decidir ¿qué? 

Apelar a los artistas para influir en la gente, es un argumento bastante sutil. Si éstos afirman que la mujer que aborta, esté donde esté, tenga los medios que tenga, si aborta es libre…para oídos poco acostumbrados al razonamiento puede pasar como lógico. Pero, “ todo razonamiento falaz es inválido, es decir, que sus premisas no garantizan la verdad de su conclusión.”. La gente puede pensar: “si está aprobado y la ley lo permite, y estos famosos lo defienden, es bueno”.

          Ahora bien, derecho a “decidir” quieren decir derecho a “matar”. ¿Matar nos hace libres?  Suelen añadir: “si no estás de acuerdo, simplemente no lo hagas, pero no quites a otros el derecho de hacerlo”. La tragedia de la falacia es que “matar” no es nunca “un derecho”. Puede ser “legal”, pero no existe el derecho de nadie a matar, en ninguna constitución y en ninguna ley. Ni siquiera a los Down, o a los que algunos llaman “tontos” o “subnormales”. “…voy más allá de lo que en realidad no deja de ser una expresión casi coloquial. Y ese es precisamente el problema, que se hayan convertido en algo coloquial adjetivos como subnormal y derivados. Hay tanto desprecio, tanta ignorancia del dolor y el trabajo y la lucha y la alegría de quienes sí tenemos no un adjetivo sino una realidad "subnormal" a la que amamos sobre todas las cosas, que oír lo que usted dijo en RNE -y no he visto que haya pedido disculpas por ello, puede ser, pero yo no lo he leído- nos produce primero incredulidad y luego desprecio”. Solamente existe un derecho  que iguala a madre  e hijo: el derecho a la vida.
 http://www.europapress.es/opinion/andresaberasturi/andres-aberasturi-carta-cayo-lara-padre-hijo-tonto-20120421120023.html

          4) Y en la misma línea de aberración, está el llamar “arte” a la última ocurrencia del supuesto artista.
          Desde el 1 de junio al 24 de noviembre 2013, y patrocinado por Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Agencia Internacional para el Desarrollo y la Cooperación (AECID) Acción Cultural Española (AC / E), se puede visitar, la obra  que representará a España en la Bienal de Venecia,  titulada “lo inadecuado”  de  Lara Almarcegui.

          El presupuesto del Pabellón Español asciende a 400.000 euros. Los periódicos han titulado “El Pabellón de la ruina”. ¿Por qué? Porque se han empleado 6 toneladas de “escombros” (piedras, ladrillos, cementos, cristales y madera), que alcanzan 6 metros de altura. ¡Miles de visitantes pasarán por aquí!

         Creo que lo más inteligente e inteligible es el título de la “obra”. Posiblemente sea un paradigma de la España actual.

         Como en los casos anteriores, cuando no hay lógica, se recurre al victimismo. Lara ha dicho: “los artistas somos los nuevos chivos expiatorios”. ¿Una  incomprendida, o que la gente no valora el esfuerzo de las meninges de la artista? ¿Y la financiación de la obra?
http://www.leedor.com/contenidos/heterodoxia/bienal-de-venecia-espana)

          Seguro que a la mayoría de visitantes les encantaría tener en su casa esta obra de arte de 400.000 euros. ¡No es para menos! ¡Se inspirarían para sacar a España de la crisis!

PUBLICADO EN: EL HERALDO DEL HENARES: BLOG LA TANGENTE:  03-06-2013. http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=17693; BITACORA DE BELMONTE EN CiViCa, 03-06-2013: http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/el-debate-sem%C3%A1ntico-un-debate-de-valores-0; LA ESFERA DIGITAL: BLOG A FAVOR DE LOS VALIENTES, 03-06-2013: http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/909-el-debate-semantico-un-debate-de-valores-.html