jueves, 19 de abril de 2012

¿Por qué no la mujer? (y 3)

Los hechos. Desde dentro es muy difícil cambiar o permitir el cambio. ¿Es imposible desde fuera? Constatábamos en el artículo anterior que las líneas rojas institucionales, con que se mantiene desde hace siglos el estatus de la mujer en la Iglesia, dejan poco margen para un cambio desde el interior. En general, las sociedades religiosas suelen ser más pacíficas que beligerantes y progresistas; tienen mucho de integrismo. Si se añade que sobre cualquier salida de la normalidad pende la amenaza de la “excomunión”, no suele haber demasiada oposición. En las grandes religiones, la mujer, no está incluida en el núcleo central de sacralidad y el poder de decisión que está reservado a los varones. Las cosas han sido y son así. La mujer no está en plano de igualdad, y hay pocos cauces democráticos en los que la opinión o el voto de la mujer se tengan en cuenta. Para ellas, vivir la fe, con la amenaza de “excomunión” entraña riesgo y no paz. Si se quisiera dar un paso al frente sería por el camino de romper los moldes o situarse al margen.
Conociendo, además las diferencias físicas y químicas, cerebrales y hormonales, tanto de los hombres como de las mujeres y el gran papel del hipocampo, se puede entender que perciban de diferente manera casi todo. Incluso el aspecto religioso. No se trata de que una sea mejor y otro peor, o al contrario. No se trata de juicios de valor, sino de constataciones. En la evolución humana, uno y otra, se han revelado necesarios y complementarios, pero diferentes.
Es más, según dicen ellas hay razones para el cambio del integrismo existente. Dios se hizo hombre en el seno de una mujer. Jesús de Nazaret, su hijo, era Dios y hombre. A veces se disocia o separa esa realidad al poner el acento bien en su naturaleza humana, o bien en la divina, según lo que convenga. No hay que olvidar, ni minimizar el papel de María en la primitiva Iglesia y a lo largo de los siglos, tanto en el culto, la imaginería religiosa, las apariciones y en la devoción popular.
Es cierto que la Iglesia argumenta que Jesús era varón, que eligió varones como apóstoles, y no a mujeres, y que por ello las mujeres no pueden ser “sacerdotes”. Pero “ellas” argumentan que, Jesús y los Apóstoles solo actuaban según los usos y costumbres de su época. En todo caso, las mujeres son imagen y semejanza de Dios, igual que los hombres. De ahí su dignidad. ¿Pueden, entonces, ser imagen de Dios pero no de Cristo? Y añaden, se es imagen y semejanza de Dios, no tanto por su humanidad física (cuerpo), sino principalmente gracias a la parte más noble, que es el alma. La mujer (como el hombre) es un todo, alma y cuerpo. Y ¿por qué entonces, si fueran sacerdotisas, tendrían que ser representantes de Cristo-varón? No tiene mucho sentido. La Iglesia misma se define como “Cuerpo místico”. Si Jesús escogió a la mujer para tomar naturaleza humana, ¿no podrá ella tenerlo en sus manos en forma sacramental o mística? ¿No fue una mujer la anunciadora de la resurrección a los apóstoles? ¿Y no es la resurrección de Cristo el fundamento de la fe?
A lo largo de la historia, se han suscitado todos esos interrogantes y otros muchos. Las líneas rojas de la doctrina de la Iglesia han sido transgredidas en ocasiones. De una manera u otra se han ido sucesivamente acallando (los interrogantes y las transgresiones), porque individualmente no es agradable ni fácil enfrentarse a una amenaza de “excomunión”, (La “excomunión” no es una simple exclusión, al ser sobre todo una amenaza para la otra vida). Y porque si la protesta es individual, siempre termina al morir. Otra cosa son los grupos.
Pero también hay un control muy férreo de los mismos. Especialmente de las monjas. El 18 de abril de 2012, se ha producido una llamada al orden, en este caso a las monjas de Estados Unidos, según informó la radio vaticana. El hecho está ahí. La inquietud existe. Un obispo informa a Roma. Y se intenta cortar. Ha intervenido la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio) pues parece que “emergen problemas doctrinales serios que afectan mucho a la vida consagrada". "El informe recoge posiciones no aceptables manifestadas en las asambleas anuales de la Leadership Conference of Women Religious (LCWR), (organización que agrupa a la mayoría de las órdenes religiosas femeninas de EEUU), por sus posiciones de disenso sobre ordenaciones sacerdotales de mujeres, acercamiento pastoral a los homosexuales y afirmaciones de feminismo radical incompatibles con la enseñanza católica", precisó la Congregación.
Hay quien entiende los movimientos de ruptura como un “soplo” de renovación. Pero la Iglesia siempre los ha considerado como un “desafío”. Alguien dijo que “la violencia es el miedo a los ideales de los demás”. Las amenazas de exclusión, es un recurso al miedo. Si de la amenaza se pasa a la excomunión de hecho, la ruptura está sentenciada en la práctica, desde el interior. Así ha sucedido durante los siglos anteriores. Otros cristianos ordenan a las mujeres ¿no sopla en ellos el Espíritu?
El responsable de la ordenación en 2002 de las siete mujeres que fueron excomulgadas por el hoy Bendecito XVI fue el argentino Romulo Braschi, un obispo independiente perteneciente a la Iglesia Católica Apostólica carismática de Jesús Rey.
Pero el movimiento no parece haberse detenido. En efecto, las “Sacerdotisas Católicas Romanas (Roman Catholic Womenpriests) son una iniciativa de mujeres de la Iglesia Católica que empezó con la ordenación de siete mujeres en el río Danubio en 2002. No desean separarse de Roma sino formar una iglesia más inclusiva, centrada en Cristo y su mensaje de igualdad, en el siglo XXI. Ordenadas según la tradición católica, continúan con la tarea de ordenar a otras mujeres en el seno de la Iglesia Católica Romana. Defienden, eso sí, un nuevo modelo de ministerio sacerdotal, en íntima unión con el resto de personas a las que sirven. Su denominador común, con Jesús, es el deseo de una sociedad más igualitaria, en la que mujeres y hombres puedan vivir el Evangelio sin restricciones y vivificar la sociedad. No dudan en decir que si ellas han desobedecido una ley injusta, han actuado muy evangélicamente. No son transgresoras propiamente, porque no buscan la ruptura. Elijen la vía que les dejan. ¿Por qué tras innumerables siglos de ruptura, de no celebración de la eucaristía siquiera con los ortodoxos, tampoco quieran concelebrar con las mujeres católicas?
El movimiento lo integrarían ya 230 mujeres. A ellas se unió una colombiana, Olga Álvarez. Pero rápidamente, Monseñor Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, aseguró que la organización opera como una confesión religiosa más, y que en ningún momento estas mujeres pueden considerarse miembros de la Iglesia católica.
En 2005 una francesa, siete estadounidenses, una alemana y una canadiense fueron ordenadas sacerdotes. Hay otras sesenta recibiendo formación para hacerlo en el futuro.
En 2006, una mujer suiza, Mónica Wyss fue “ordenada” sacerdote católico por otras dos teólogas durante una ceremonia a bordo de un barco en el lago Constanza. Además de Wyss existen otras mujeres en el mundo que han desafiado a Roma y se han ordenado sacerdotes, pese a que el riesgo es la excomunión. Según se ha podido saber, no quieren crear ninguna iglesia nueva, sino luchar por la igualdad de los sexos dentro de la Iglesia Católica. Trabajar a la contra siempre entraña cierta limitación. Suele decirse que los centralismos terminan arrasando la libertad en nombre de la libertad.
Las sacerdotisas, no quieren renunciar a su fe católica y adoptar otra confesión como el protestantismo, por ejemplo, que sí autoriza su ordenación femenina. Ellas consideran que esa prohibición “es un error de la Iglesia y no una regla dictada por Jesucristo”.
¿Y la gente las aceptaría? En Internet, comentaba una mujer: “la iglesia a la que asisto es cristiana. La Pastora es una mujer. Es la persona más honesta que nunca he conocido. No es porque sea yo también mujer, pero he aprendido mucho de ella, y supongo que estar al frente de la iglesia no es fácil. Necesita mucho tiempo y consagración espiritual. Todos en la iglesia la respetamos mucho”. Una sociedad civilizada es la que respeta tanto a unos como a otras.
En definitiva, ser o no ser, esa es la cuestión, una vez más. Y el reto: encontrar el lugar de la mujer en la Iglesia Católica y no morir en el intento. ¿Tienen que encontrarlo ellas solas, o pueden también los varones poner algo de su parte? Es mucha la necesidad de la sensibilidad del carisma femenino en el mundo en general porque, al frente de la política, de la economía, de la crisis, de los mercados y de los innumerables conflictos bélicos, y por ellos del hambre, está la mano masculina, muy racional y muchas veces equivocada, a pesar de su buena voluntad. Se echa de menos la sensibilidad, y la intuición, además de la inteligencia femenina. También sus fallos. Aunque se les exija más, son humanas. También en la Iglesia se necesita la valentía y la fortaleza del alma femenina. Para ser ella misma y para responder a la gran demanda de altruismo, dedicación a los demás, ayuda, consuelo y compasión. ¿Podrá cambiar algo?
Porque no olvidemos que, pese a los siglos transcurridos, nadie ha enseñado a los ciudadanos ni a los fieles, a imaginar al Supremo Hacedor y la Suprema Energía como Madre. Ninguna religión, ni sus clérigos ni sus artistas, hablan del inmenso corazón de un Dios Madre Universal. Tampoco, que nos encaminemos hacia otro nivel, más allá, donde nos acogerá la ternura infinita de un Ser desconocido, cuyo corazón es tan grande que, podemos imaginarle como Padre y como Madre, sin coincidir con lo que nosotros ponemos en esos conceptos. Siempre será “más” que los dos juntos. Y es que según enseñan, es pura Bondad, Luz, Amor, Vida. Ninguna de esas definiciones o categorías es masculina, tampoco femenina, claro. El amor infinito, total, desinteresado, a cada uno de los seres, tiene pocas leyes. Solo el amor o el no amor, cuenta. Es posible pues, que incluso tengamos que superar la aspiración a la “igualdad” de hombre y mujer (claro que primero habrá que conseguirla). Si el cuerpo se queda aquí y con él el sexo, nos vamos a llevar todos, (incluidos los dirigentes religiosos), una gran sorpresa cuando nos lo encontremos, o nos descubramos a nosotros mismos, en la Luz o en el Amor, según “Los mensajes de los sabios” y los que han regresado de una experiencia de cuasi-muerte.
Ver y escuchar este testimonio:
NOTA: Han pasado exactamente 7 meses desde que se escribieron las lineas que preceden. Hoy, 20-11-2012, un acontecimiento está a punto de producirse, y la prensa lo señala: 
"El nuevo arzobispo de Canterbury, Justin Welby, pedirá hoy el voto a favor de las mujeres obispo en el sínodo de la Iglesia Anglicana. "Uniré mi voz a la de tantos otros que están urgiendo el cambio", anticipó el "Papa" anglicano horas antes de la votación que se anticipa tan calurosa y apretada, como la que permitió -hace veinte años- la ordenación de las primeras mujeres sacerdotes.

Se trata de la primera prueba de fuego de Welby, diez días después de haber sido designado como sucesor del teólogo y poeta Rowan Williams, que también apoya la decisión histórica, junto al arzobispo de York John Sentamu y otros destacados miembros de la curia anglicana.
La aprobación requiere sin embargo un voto de dos tercios no sólo entre los obispos, también entre los clérigos y los "laicos" que componen las tres "cámaras" que representan a los 77 millones de fieles". (Carlos Fresneda, corresponsal en Londres del Diario El Mundo)
El resultado fue:  que los laicos rechazaron la ordenación, al no ser favorables los dos tercios. Sin embargo abispos y sacerdotes  sí se pronunciaron a favor. Pero el resultado global fue de rechazo al no superar la mayoría en las 3 categorias de votantes.

Concretamente, los laicos han votado en contra de la ordenación de obispas, con 132 votos a favor y 74 en contra, mientras que, en el caso de los obispos, se han contabilizado 44 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones y, entre los sacerdotes, 148 a favor y 45 en contra, según ha informado la BBC.

La votación llega veinte años después de que se permitiera el nombramiento de mujeres como sacerdotisas.
http://www.youtube.com/watch?v=3iF4qRXCZLo&feature=youtu.be
NOTA: EL PAPA FRANCISCO, el 12-10-2013 ha dicho que le duele ver a la mujer como  una criada:
El papa Francisco ha asegurado que "sufre" cuando ve que en la Iglesia y en las organizaciones eclesiales el papel de las mujeres se reduce sólo "a la servidumbre". "Sufro, y os digo la verdad, cuando veo que hacen cosas de servidumbre y no de servicio", ha dicho el pontífice en la convención por los 25 años de la carta apostólica 'Mulieris Dignitatem' de Juan Pablo II sobre la mujer.
PUBLICADO en la Esfera digital, Blog:A FAVOR DE LOS VALIENTES, 20-04-2012: http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/222--ipor-que-no-la-mujer-y-3.html;Bitácora de BELMONTE en CiViCa, 2004-2012
http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/%C2%BFpor-qu%C3%A9-no-la-mujer-y-3 ; ELHERALDO DEL HENARES,  Art. de Opinión LA TANGENTE,20-04-2012,http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=13088.

3 comentarios:

  1. LOS CAMBIOS QUE LOS SACERDOTES IRLANDESES, LOS OBISPOS AUSTRIACOS Y LA ASOCIACIÓN DE RELIGIOSAS (USA, LCWR) EXIGEN A BENEDICTO XVI, DEBERIAN SER APROBADOS DE INMEDIATO, YA QUE SOLO SON UNA CUESTIÓN DE FORMA Y NO DE FONDO, QUE TIENE COMO FIN ADECUAR LAS PRÁCTICAS IMPUGNADAS A LA MODERNIDAD, sobre: el uso de anticonceptivos y condones, el aborto, el divorcio, la eutanasia; el celibato, el matrimonio de sacerdotes y religiosos consagrados, el sacerdocio femenino, el derecho a recibir los beneficios y prestaciones que otorga la Ley Federal del Trabajo a los empleados de cualquier institución; y que tiene por objeto reivindicar la dignidad los sacerdotes y religiosos consagrados. __LA CUESTIÓN DE FONDO, ES LA REVISIÓN DE LOS CADUCOS CIMIENTOS DE LA FE QUE IMPUGNAMOS LOS LIBRE PENSADORES CRITICANDO LA DOCTRINA JUDAIZANTE DE LA IGLESIA, POR QUE ES EL VERDADERO CÁNCER QUE HAY QUE EXTIRPAR, SI SE QUIERE ACTUALIZAR Y REVITALIZAR EL CRISTIANISMO__ La importancia de la crítica a la doctrina judaizante de la Iglesia, radica en que nos aporta los elementos de juicio necesarios para visualizar nítidamente __la felonía moral que cometió San Pablo al omitir intencionalmente en su cristología la vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo hombre, en su afán de convertir en religión, el movimiento cristiano inicialmente laico (Cristo, ni sus apóstoles, fueron sacerdotes). Privando al cristianismo de la doctrina de la trascendencia humana (instruida e ilustrada por Cristo) que se alcanza practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos hasta adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos), dándonos acceso a las potencialidades del espíritu a medida que nos vamos desarrollando espiritualmente__ Y la urgente necesidad de retornar al cristianismo laico (sin clero, ni dogmas, ni Antiguo Testamento) centrado solo en la vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo para motivar a sus seguidores a vivir una vida digna y abnegada al servicio de los más necesitados practicando el altruismo, el misticismo y el activismo social intensos, a fin de alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta. http://es.scribd.com/doc/73578720/CRITICA-A-LA-CRISTOLOGIA-DE-SAN-PABLO

    ResponderEliminar
  2. El Ministerio Sacerdotal es solo y exclusivo para HOMBRES, así lo dijo y mandó nuestro Señor Jesucristo el día en que instauró la eucaristía y el ministerio Sacerdotal, este día para los católicos es el Jueves Santo.
    Si Jesús hubiese querido que las mujeres fueran sacerdotes, así lo habría dicho e instaurado.
    Las personas que digan que las mujeres pueden ser sacerdotes o cosas parecidas es que no son católicas, esas personas no han comprendido el mensaje de nuestro Señor.
    Además las mujeres que quieren servir a Jesús, entregarse, comprometerse, vivir como el y a imagen de el lo pueden hacer mediante congregaciones religiosas, laicas......
    Aun con todo esto si hay algún católico que piensa lo contrario en vez de criticar a su iglesia…. debería apoyarla e unirse a los demás católicos que junto con nuestro Santo Padre, los Obispos, Sacerdotes, Religiosas……. Formamos la iglesia que Jesús nos dejó y dio.

    ResponderEliminar
  3. El escrito me parece magnifico como siempre pero sigue creyendo que son temas muy profundos y se me escapan.AG

    ResponderEliminar