viernes, 28 de junio de 2013

La declaración… de la conciencia

           No hacía falta que lo dijeran los expertos, hace un año. La mayor parte de los humanos que tienen o tuvieron alguna vez  contacto con animales, lo intuía o lo sabía: los animales ni son un capricho de la naturaleza, ni un juguete de nadie. Tienen entidad propia. Son extraordinarios.                 
En mayor o menor grado piensan, sienten, sufren y aman. Presienten el peligro, temen  huyen, o confían y se aproximan.  Conocen el remedio para muchos problemas. Aprenden. Se comunican. Se alegran con todo su ser y sienten la soledad tanto o más que los humanos. Expresan respeto o simpatía ante las diferentes crías. Su lenguaje es entendible. Cualquiera puede comprobar la eficacia. Es muy elocuente observar la ternura que adultos y pequeños no humanos, demuestran con un niño.

Los animales son extraordinarios compañeros de viaje. Son compañía tanto porque la dan, como porque la comparten. Algunos, con los que solemos convivir, se han convertido en símbolo. De trabajo paciente,  de lealtad  y ayuda. De fidelidad a toda prueba por encima de la abundancia o la pobreza de sus dueños. Sienten aprecio hasta traspasar la barrera de los años y la vida. Tienen memoria. Son capaces de sentir y acompañar a “su amo” más allá de la muerte.

En la tierra,  en el aire, en los ríos y en el mar, la búsqueda, la visión o el contacto con los animales cambia el semblante y el ánimo de los humanos y produce una sensación placentera, como si un rayo de luz entrara hasta su corazón. Muchos países lo han descubierto y multiplican los proyectos de divulgación, conservación y estudio. Tan solo el avistamiento ya merece la pena. La avifauna es riqueza de variedad y de vida. Todo lo relacionado con ellos ¡además de ilustrativo, es muy rentable!

Pero efectivamente hay más que belleza, variedad y movimiento. O esa belleza que percibimos por los sentidos, con ser  cautivadora y fascinante, no es toda la hermosura de esos extraordinarios seres con los que compartimos el planeta.  Hay ignorancia también, claro. En muchos casos los humanos les han puesto al borde de la desaparición. Una cosa es la intuición o la experiencia en el trato y otra la constatación científica de su dignidad. 

El 7 de julio de 2012, prestigiosos científicos de diferentes ramas de la neurociencia, hicieron una declaración que no se ha difundido, ni se ha estudiado como merece.  Me refiero a la "Cambridge Declaration On Consciousness" (Declaración de Cambridge sobre la Conciencia). En síntesis, declararon y afirmaron en presencia de Stephen Hawking que, “la mayoría de especies animales posee los sustratos neurológicos que generan la conciencia”. Según ellos “los animales no humanos, incluyendo todos los mamíferos, pájaros, y otras muchas criaturas, poseen también estos sustratos neurológicos” que generan conciencia, al igual que en el ser humano.

Philip Low, en la presentación de las conclusiones: "decidimos llegar a un consenso y hacer una declaración para el público que no es científico. Es obvio para todos en este salón que los animales tienen conciencia, pero no es obvio para el resto del mundo…  No es algo obvio para la sociedad."
video

El Estudio de los expertos concluye que los animales no humanos tienen sustratos neuroanatómicos, neuroquímicos y neurofisiológicos de los estados de conciencia, junto con la capacidad de exhibir comportamientos intencionales. Es decir, que poseen la capacidad y la utilizan. La conciencia implica varios procesos cognitivos interrelacionados. Además, la conciencia requiere del uso de los sentidos como medio de conectividad entre los estímulos externos y sus asociaciones.

Ahora bien, convendría recordar previamente que, las aproximaciones al concepto de conciencia en los seres humanos, van desde la metafísica a la neurobiología, pasando por la física teórica. El estudio de la conciencia en los humanos, se aborda por un lado como fenómeno trascendente o metafísico, y por otro como estado de vigilia en el que se desarrollan los diferentes procesos de la conciencia, particularmente la percepción, la visión y la atención. La conciencia humana se genera en la parte posterior del córtex cerebral (Cristof Koch).

El córtex es la región del cerebro que genera la conciencia del entorno y de uno mismo, según una investigación que describe por vez primera los mecanismos neuronales del psiquismo humano. Aunque la investigación sobre la formación de la conciencia está aún en un estado primitivo, se considera que las facultades de nuestro cerebro pueden explicarse totalmente por la interacción de las células nerviosas, lo que convierte estos fenómenos en meros episodios de las reacciones bioquímicas del cerebro, según una investigación realizada por el Premio Nobel Francis Harry Compton Crick. (Justamente la reunión de Cambridge se celebró como homenaje a Crick).

Aunque la ciencia no suele hablar más que de soporte neuronal y de las reacciones bioquímicas,  los científicos, después de veintiún siglos, por fin, han aceptado que también en los no humanos, existen los sustratos neurobiológicos de la conciencia. Es todo un hito.

Pese a que son más de un millar los científicos de todo el mundo investigando en la función del psiquismo, la definición de conciencia ha sido siempre muy controvertida. Tal vez, el ser humano se ha sentido como un ser “a parte”,”superior”, “único”, “exclusivo”.  Si ahora, ésta se ha aplicado también a seres vivos no humanos es, como decimos, un logro.No es que el animal racional deje de serlo, pero tal vez tenga que apreciar más a su entorno.

Y es un logro, porque están reconociendo, que también tienen alma. Chispa vital. Animal animado. Ser viviente. Conciencia. Los sustratos neurales de las emociones no parecen limitarse a las estructuras corticales. De hecho, redes neuronales subcorticales suscitados durante los estados afectivos en los humanos también son críticamente importantes para la generación de comportamientos emocionales en los animales.


            Habrá que matizar lo matizable, y seguir estudiando esa conciencia que para los científicos es ya obvia, pero no para la gente en general, según ellos. Se detallan que en particular las urracas (ave de la familia de los córvidos) exhiben impresionantes similitudes en este terreno con los humanos, al igual que grandes simios, delfines y elefantes, según se demostró en estudios de autorreconocimiento en el espejo.



           Podrían desconocer lo del “sustrato neurológico”, sin embargo, como decía al principio de mi artículo, para muchos no científicos, simples ciudadanos, “todo lo demás”, era obvio.  Como escribió en su día Antonio Gala “¿Para qué afirmar que los perros tienen voluntad y sentimientos?: salta a la vista”. Es decir, es evidente.
 http://now.msn.com/dogs-welcome-home-military-owners-in-viral-video?ocid=expfb

           Lo han corroborado científicamente: “la evidencia indica que los seres humanos no son los únicos que poseen los sustratos neurológicos que generan conciencia. Animales no humanos, incluidos todos los mamíferos y las aves, y muchas otras criaturas, incluyendo pulpos, también poseen estos sustratos neurológicos“. La base del el ser. Pero también el operar.
Algunos gobiernos están adaptando su legislación para mejor defensa de los animales, de sus crías e incluso de sus fetos. Curiosamente, en algunos países, como España, están más defendidos los fetos animales que los fetos humanos. ¡Absurdo, pero cierto!
              Este escrito, pretende potenciar el conocimiento y el aprecio de los animales. El aprecio y puesta en valor, tiene que ser sobre todo, respeto y nunca maltrato o abandono. La ley que permite su propiedad, tiene  que protegerlos del capricho y de la crueldad. Ellos, tienen conciencia para lo mejor, pero también para ser capaces de sufrir.

            Ser animales racionales  debería ser equivalente  a apreciar y tener empatía con los seres no humanos, que tanto nos ayudan. En muchas cosas nos dan lecciones. Debemos recordarlo siempre, especialmente en vacaciones, que es cuando más “ellos” se sienten traicionados.


PUBLICADO en EL HERALDO DEL HENARES: BLOG LA TANGENTE: 30-06-2013:http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=17964; BITACORA DE BELMONTE EN CiViCa,  =5-07-2013: http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/la-declaraci%C3%B3n%E2%80%A6-de-la-conciencia.

6 comentarios:

  1. Gracias Josema , los animales son otro de los regalos con que Dios nos demuestra su amor...
    ROSSY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rossy:
      Son un precioso regalo, pero también un libro vivo, donde aprender.
      A juzgar por cómo los tratamos, parece que que esa lección no interesa mucho.¡Estamos muy equivocados pensando que somos los Reyes, y cualquier cosa nos está permitida!
      Un abrazo,
      José Manuel

      Eliminar

  2. Elizabeth Diaz

    "Los animales estimulan nuestra capacidad de dar, nos vuelven menos egoítas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elizabeth:
      Muchas gracias por tu sensibilidad y por la capacidad de aprender que demuestras en todo.
      Un gran abrazo,
      José Manuel

      Eliminar
  3. Muy interesante tu post, me ha gustado leerlo.

    Creo que esto es así, por propia experiencia con ellos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amapola azul: me alegra coincidir contigo en la experiencia.Es el conocimiento más entrañable y humano.
      Un abrazo
      José Manuel

      Eliminar