jueves, 9 de agosto de 2012

De aquellos polvos… vienen estos lodos.

No suelo volver sobre una noticia, a no ser para destacar algún matiz o realizar alguna precisión.  Y es lo que pretendo hacer a propósito del Robo, en dos localidades andaluzas y bochornoso espectáculo televisado que es lo que deseaba el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) el aforado  Sánchez Gordillo, dirigentes de  IU, y de más ocasionales defensores de los pobres en esta Comunidad Autónoma, gobernada desde su fundación por la izquierda, el PSOE mayoritariamente.

Esta mañana en el bar, mientras  tomábamos café y pasaban las imágenes en televisión del asalto a Mercadona,  la gente se pronunció y se dividió casi al 50% a favor y en contra. La discusión  no llegó a mayores, porque el Bar no es el parlamento, ni hay televisión, y un café antes de las 8 dura poco más que un suspiro.

Pude escuchar:
 -Eso es derecho. Eso es lo que hay que hacer.
-¿Por qué no han asaltado Eroski?
-¿Por qué no cargan los carros en su casa y se los llevan?
-Otros se han llevado más y nadie ha mandado a la policía a investigar.
-Un diputado, no puede impulsar y coordinar una canallada de este tipo contra una empresa que está creando puestos de trabajo.
El alcalde de Marinaleda, para algunos héroe y para otros responsable de estos actos que ponen al Estado de Derecho al límite entre la paz social y el abismo de la ilegalidad, decía que los ERES de Grián, eran mucho más graves que su acción.

Mi café no dio para más. El tema sí, por mucho tiempo.
En democracia, en España, se han bordeado y traspasado con mucha frecuencia las líneas rojas que la delimitan. Si estamos a punto de ser intervenidos, con una deuda astronómica y una economía en quiebra técnica, con un paro insoportable, y con miles de empresas quebradas o cerradas, si estamos asfixiados a impuestos y recortando sueldos de funcionarios, sanidad etc., todo esto no ha sucedido de un día para otro.

Los  “fondos reservados”, los “combolutos”, “los poceros”, los “ERES”, los aeropuertos para que aterricen las moscas, los “matas”, los “camps”, “las transacciones en las gasolineras”, “el 3%”, los privilegios privilegiados de sus Señorías, los organismos de recalificación y los poderes de colocación, los coches oficiales y las mariscadas, la inoperancia de los interventores y supervisores de los bancos y cajas, las “inyecciones” para recapitalización, y los sueldos y pensiones de los directivos, los artificios contables, las mentiras y la demagogia, han sido el pan nuestro de cada día. ¿Cómo puede haber más políticos y asesores, más coches y chóferes, que en las naciones más poderosas de la UE? La fiscalía y los jueces, tampoco  han estado a la altura, cuando no torpemente mirando hacia otro lado. ¿Quién ha pagado y sobre quien se quiere cargar el mochuelo? Sobre los de siempre.
 
En su día escribí, que en general, la corrupción, cohecho, malversación, robo, etc. era de juzgado de guardia. Que no se podían ir de rositas los que nos han  dejado en la ruina.  Y resulta que en lugar de denunciarlo urgente y que devuelvan lo que se han llevado o permitido que desaparezca, resulta que nos imponen unos recortes y más sacrificios, a los de siempre. Comprendo que la urgencia es mala, pero es sobre todo si un ciego la toma como guía. No han tenido la hombría  de meter mano a la casta política, los sindicatos, y la caterva de subvencionados de toda laya, y todos los enchufados a dedo en los distintos organismos. ¿Quién escucha a la sociedad civil? ¿Quién escucha lo que se dice en el bar?
De todos esos polvos, señorías, señores magistrados, sindicalistas empesebrados, vienen estos lodos. Como alguien decía en Internet, “para evitar que la gente se "tome la justicia por su mano", lo primero que hay que hacer es demostrarle que tal justicia existe, y que "es igual para todos". Nunca es tarde, aunque es muy tarde.

No estoy justificando nada. Estoy con los parados y sus familias, con los que ya no cobran desempleo y con los necesitados, como el que más.  La solución del asalto al hipermercado, es una barbaridad. ¡Robar no es la solución! La justificación de que es un acto inducido por otros delitos, es pura demagogia. Hay que parar la locura. España es un país mucho más grande, solidario y honrado que lo que sus políticos y su sindicatos se empeñan en demostrar. ¿Por qué no dicen qué han hecho con la cantidad de millones que han manejado, y que han ido a parar a sus partidos, sus sindicatos? ¿Quién ha tenido, hasta ahora, la decencia de ocuparse de los pobres? Estos de Sevilla no, por supuesto. Resulta que hasta una gran parte de ONGs han prosperado, hecho turismo y más cosas, gracias a los pobres  de aquí y de otras partes del planeta, y todo con subvenciones generosas de las administraciones, con el dinero de todos.
Así cualquiera, con el dinero, con los bienes de los demás, ser solidario, y hasta un héroe puede serlo hasta este señor de las barbas.

Por cierto, ¿a quién  dieron  la comida que se llevaron del Supermercado? Porque el Presidente de la ONG Banco de Alimentos de Andalucía, Javier Peña afirma:"No aceptaríamos en ningún caso las consecuencias de un robo para ayudar a los más necesitados. Eso sería ir en contra de todo el marco legal en que vivimos".

 Pues eso, que hay que poner a cada uno en su sitio. Y que cuando se siembran nubes y viento, se recogen tempestades.

PUBLICADO en:  EL HERALDO DEL HENARES, 10-08-2012 ,http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=14352; LA ESFERA DIGITAL, Blog  A FAVOR DE LOS VALIENTES, 12-08-2012, http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/667-de-aquellos-polvos-vienen-estos-lodos.html;

No hay comentarios:

Publicar un comentario