jueves, 29 de noviembre de 2012

Animales de laboratorio con derechos… ¡ya era hora!


     Los animales no son objetos de usar y tirar. En mayor o menor medida, son utilizados en todos los países. Debido al secretismo de los laboratorios y de los estados, el descontrol ha sido casi generalizado, hasta que las asociaciones ecologistas y los defensores de los animales han lanzado la voz de alerta. El maltrato animal ha sobrepasado las líneas rojas y han saltado las alarmas. Algunos estados han tomado nota. Las administraciones comienzan a ponerse las pilas. Van a revisar la normativa, e incluso las condiciones  de  vida y dimensiones que deben reunir los recintos en los que deben alojarse, en cautividad, según los distintos tamaños de los animales. Y por supuesto su alimentación. También habrá que controlar el agua y el PH para los peces o reptiles. Habrá que permitirles cierta libertad, para que puedan estar en compañía, jugar, saltar o volar, según las características de cada especie.


     Algunas cifras, para situarnos mejor. En la UE se utilizan anualmente, con fines  de experimentación, unos 12 millones de animales vertebrados. En España, la cifra está cerca del millón y medio. 

     Desde la antigüedad, algunos animales han acompañado al hombre en su evolución y en su progreso. Pero no siempre la relación ha sido idílica. Últimamente ha llegado a ser degradante. Han sido utilizados con fines experimentación en ganadería, en cosmética, con fines científicos y también con fines docentes. Han sido maltratados, se les han producido deformaciones, causado dolores y violencia en ocasiones de forma arbitraria y gratuita, para terminar siendo sacrificados. Han pasado por esos trances, tanto vertebrados como invertebrados.  De entre los vertebrados, van desde pequeños roedores hasta grandes primates que son los más cercanos a nosotros; puede haber animales de granja y animales capturados en libertad. Insectos, aves, peces, todos los seres vivos de nuestro entorno han sido objetivo humano. Ni siquiera se han respetado los animales en peligro de extinción. Y tanto en la docencia universitaria, como en los laboratorios, se daña física y psicológicamente a los animales. Hay que adaptar la normativa, porque  con la anterior se ha hecho de los animales las víctimas inocentes de la ciencia. De ahí que la directiva europea busque proteger más a los animales.

     España está a punto de aprobar una ley que ponga freno y límites a los experimentos y test con animales. La nueva legislación, elaborada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente intenta reducir al mínimo las pruebas científicas y buscar métodos alternativos. Incluso, para evitar que diversos laboratorios o entidades científicas experimenten sobre lo mismo y multipliquen sin necesidad los ensayos y la utilización de animales, se exige tener acceso a la información, obligando a elaborar  proyectos, y resúmenes no técnicos de los proyectos autorizados, limitando el secretismo industrial. (Preservando, claro está, la propiedad intelectual y el secreto profesional). En los resúmenes deben incluirse, finalidad, animales utilizados, beneficios previstos, etc.
     Parece pues, que el principio general es que hay que limitar los experimentos a los estrictamente necesarios.  Eso eliminaría  casi en un 90% las pruebas inútiles.

    Se prohibirá utilizar animales en peligro de extinción y animales capturados en la naturaleza. Se permite el estudio de campo con fines de conservación y para favorecer la supervivencia.

     Se restringe la experimentación con simios y se prohíbe el uso de los grandes primates.
     La regulación incluye a los fetos de los mamíferos y a los cefalópodos vivos. Desde ahora para su uso, habrá que dar cuenta a un órgano regulador. El comité pertinente evitará abusos, duplicidades y despilfarros, si se comparten las mejores prácticas.
    
 Los productos de limpieza, detergentes y cosméticos no parece tan necesario usarlo en animales para ver cómo reaccionan.
    
 Se establecerá un organismo encargado de la coordinación entre el criador, suministrador, logística y usuarios, encargado de velar por el bienestar de los animales utilizados con fines científicos. Coordinará también los “regímenes de alojamiento y de adopción de los animales” sobrevivientes.

     Habrá que tratarlos, pues, con el menor dolor, evitando el sufrimiento innecesario  y daños duraderos. Se evitarán las muertes angustiosas o lentas. Se determina incluso la forma de eutanasia en que deben morir los seres vivos utilizados  en  cualquier experimentación. Los fármacos habrá que probarlos. Incluso habrá que experimentarlos en humanos antes de generalizar su venta. Hay que respetar la vida y no ponerla en riesgo por cualquier proyecto si no está debidamente justificado. 

     Algunos medios ya han adelantado que la futura normativa impondrá las 3 “RRR”.  Remplazo si hay alternativas. Solo se podrán utilizar animales si no hay alternativa y si su utilización está justificada a la finalidad que se persigue. Refinamiento, es decir que el experimento o test sea lo menos agresivo posible con el animal. Reducción al menor número posible de animales utilizados en el proyecto o experimento autorizado.
   
     Quienes amamos la naturaleza y la vida que hay en ella, quienes tenemos el privilegio de convivir con algunos animales, quienes disfrutamos diariamente de su compañía, quienes hemos comprobado que nuestros hijos crecen amando con ternura a los animales y son por ellos correspondidos hasta extremos indecibles, creemos que la nueva normativa era absolutamente necesaria. El sacrificio de tantísimos animales por causa de la ciencia, era y es absolutamente desproporcionado. Había que recortarlo –reducirlo- y controlarlo. Buscar alternativas a los experimentos, y procurar tratarles como se merecen, es lo mínimo que un gobierno con sensibilidad debe legislar. Los estudiantes deberían aprender, como primera lección, a respetar y saber cuidar a estos seres vivos, tan maravillosos y tan necesarios. Y los laboratorios, deberían tener como premisa que los intereses económicos, nunca pueden justificar la destrucción de un ser vivo, y menos de un animal. La luz que despiden por sus ojos denota, que sienten, se alegran, o sufren, porque tienen alma.
     Podía citar más casos, pero quiero hacerme eco de este grito: “Todos los perros merecen una vida digna, y aún más los “perros trabajadores”. Sin embargo, cada año, miles de perros de caza en España son abandonados, torturados e incluso sacrificados de las maneras más espeluznantes. La ausencia de legislación que regule la crianza de estos perros y la débil aplicación de las leyes que protegen a los animales contribuye a que, al final de cada temporada de caza, se “prescinda” de miles de perros “que sobran”. Otros miles sufrirán el mismo destino este año a menos que exijamos que se actúe ahora. ¡Los galgos y podencos son seres vivos! Sienten dolor, hambre, frío y calor, tal y como lo hacemos todos. Lo único que pedimos es que se les trate de manera normal, como trataríamos a un animal de compañía.
     Cada año vemos nuevas imágenes de perros mutilados colgados de árboles, perros esqueléticos con huesos rotos abandonados en la calle, perros moribundos dejados a su suerte…es una imagen salvaje que una sociedad moderna democrática no debería permitir, y depende de nosotros asegurarnos de que estos abusos cesen, y garantizar que quienes los cometen sean juzgados por ello”.https://secure.avaaz.org/es/petition/Stop_the_barbaric_and_cruel_treatment_of_Spanish_hunting_dogs/?bChVobb&v=19369

     Como dice mi amigo Antonio de Miguel, “hay que poner en valor nuestras especies”. Los animales todos, valen infinitamente más “vivos que muertos”. Proteger- por ley- a los animales utilizados por científicos, estudiantes, y  laboratorios, es un paso importante. Sensibilizar a la población para que respete y ame a los animales es tarea de los gobiernos, pero también de los docentes y los padres de familia. La protección del entorno, especialmente los espacios  naturales y reservas naturales, no puede quedar sin vigilancia, por muchos sacrificios económicos que el país tenga que hacer. La protección de los animales, y la defensa contundente contra el maltrato a los animales, no puede quedar únicamente en manos privadas, o grupos de amigos defensores de la naturaleza o de tal o cual especie. La supervivencia del mundo animal, y la defensa de los individuos de cada especie y de su hábitat natural, es patrimonio de la humanidad en mayor o menor medida. Cuando acabemos con el último pez, el último lobo, el último pajarillo, comprenderemos que el dinero no sirve para nada. La naturaleza no podrá ayudar a que el corazón del hombre se estremezca al acariciar un cachorrillo. Si no lo comprendemos habremos perdido parte de la alegría y de los juegos de los pequeños que hacen la vida más humana.  Tanto más debemos defender a los animales cuanto más valoremos la vida humana.
 Vea, por favor, uno de los videos más encantadores. Pinche en este enlace.

PUBLICADO en  EL HERALDO DEL HENARES, Blog LA TANGENTE,  29-11-2012, http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=15527 ; LA  ESFERA DIGITAL, BLOG: A FAVOR DE LOS VALIENTES:29-11-2012: http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/864--animales-de-laboratorio-con-derechos-iya-era-hora-.html; BITACORA DE BELMONTE en CiViCa, 01-12-2012: http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/animales-de-laboratorio-con-derechos%E2%80%A6-%C2%A1ya-era-hora;


14 comentarios:

  1. Miguel Ángel Alegre29 de noviembre de 2012, 19:34

    Parece que les urge más este tema que el derogar la ley del aborto. Bienvenida sea la protección legal de los animales, pero resultará chocante cuando nuestro ordenamiento sea más escrupuloso con los derechos de los animales que con el derecho a la vida de los seres humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Miguel Ángel. No he querido tocar el tema, por no hacer más extenso el artículo. Pero mi preocupación ha sido esa, y será la segunda parte de los animales. Creo que hay que poner cada cosa en su sitio. Me alegro que una vez más tengamlos la misma preocupación. Gracias por tu comentario, y por estar ahí.

      Eliminar
  2. Lo he visto, vídeo incluido. ¡¡¡¡Qué cosa más tierna...!!!
    Hay que ver lo que son capaces de hacer los animales...
    RM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los animales son encantadores. He escrito en alguno de mis artículos que me gustaría parecerme por lo menos a los animales. Siempre he tenido mascotas, y también varias clases de pájaros. Son diaria lección de vida y convivencia. Y hacen la nuestra agradaable, cada uno a su manera.
      Gracias.

      Eliminar
  3. Excelente!!! gracias José Manuel por compartir, lo comparto en el face y bendiciones amigo!!!
    Rosa María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan atenta Rosa María. Muchas Gracias. Espero que agrade también a las personas de tu entorno que lo lean.
      Un abrazo, y bendiciones.

      Eliminar
  4. Buen trabajo José Manuel:
    Coincido en el comentario con ese amigo tuyo que hace referencia a las "preferencias" de iniciativas legislativas del Partido Popular; creo que nuestro primer encuentro en la Red estuvo motivado por mis temores sobre el comportamiento que el P.P. iba a tener en los asuntos de las leyes del Zapaterismo, en lo que acerté; me parece aberrante que mientras se legisla hasta los aspectos más sutiles del trato a los animales (a favor de los que estoy sin ambages) sea UN DERECHO el que una madre propicie, procure y logre, que maten a su hijo en su propio seno, y que sea el ejercicio "legal" de "un médico" protegido el que lo lleve a la práctica, de forma traumática, dolorosa y cruel, y se impartan "lecciones magistrales", seminarios "médicos" y demás sobre estas "artes".
    Me horroriza que el Nazismo más cruel esté implantado en nuestra sociedad, y que sean los mismos que muestran el rostro amable de su delicadísimo trato a los animales, los legisladores del asesinato cruel de los indefensos en estado de gestación. ¡ Que contradicción !
    Un abrazo y enhorabuena, como siempre ¡ muy acertado !, los animales no son objetos, en aras de un supuesto bien, no se pueden causar males ilimitados. Eloy Fdez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Eloy: tienes toda la razón. No pensaba escribir este artículo y dar el tema por concluido. Amo a los animales tanto como tú, y a "los otros" tanto que me quitan el sueño.En unos días volveré sobre ello, con la contundencia necesaria.
      Muchas gracias, por tu comentario y por estar ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Poner en valor es investigar y desarrollar estrategias para a través de ese animal, de ese espacio, de ese recurso, conseguir una economía productiva, sostenible. Mira te cuento un ejemplo en el que estamos trabajando. El lobo siempre ha sido una especie perseguida, aniquilada; pues si cambiásemos la percepción que tenemos del lobo, si la gestión del lobo dejase de ser esas batidas para minimizar y erradicar al lobo y comenzase a verse la cantidad de beneficios que puede dejar para una comarca que el lobo este vivo y como miles de turistas se acercarían para fotografiarle, para ver huellas para… esa comarca llenaría sus casas rurales, Pedro el pastor y Maria su mujer, podrían ejercer de guías… la comarca crecería, solo se trata de poner al lobo a producir y no matarlo. Vale más vivo que muerto. Y así, en cada zona, en cada sitio, hay un recurso natural, una especie. España es biodiversa y esto lo hemos de aprovechar. En Europa estarían encantados de tener lobo y lo aprovecharían. Aquí lo queremos matar y erradicar. En fin. España.
    Antonio de Miguel en el HH.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio,sabes que comparto contigo hasta las mascotas, para que estén cuidadas cuando nos vamos de vacaciones o lo hacéis vosotros. Es una suerte vivir en la misma ciudad.Os he visto encariñados por la defensa del lobo. Eres un admirable pedagogo igual que tu mujer. Con ese entusiasmo convencéis a la gente en defensa de los animales.
      Gracias, por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. H ola,es muy interesante el artículo que bueno que esten tomando conciencia de defender la vida de los animales,creo que todos los seres vivos tenemos el derecho de ser respetados.Puedo confirmar que yo siempre he tenido mascotas y decir que convivir con ellos es una lección de vida; con su alegría, su amor incondicional nos propician parte de la armonía en el hogar.Por ejemplo es hermoso llegar a casa y que alguien se alegre tanto por verte, incluso aunque haya cinco minutos que te hayas marchado y otros que nos muestran lo dulce de su corazón.Por tanto darle calidad de vida es importante para que el animal como las personas disfruten de la convivencia.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa experiencia de convivencia con los animales, es una enseñanaza de ternura, de alegría, de vitalidad, de fidelidad, y de recibir siempre de ellos mucho más de lo que nosotros podemos darles.
      Amigo(a) Anonimo(a)muchas gracias por tu comentario. Ya te anuncio que en los próximos días publicaré aquí mismo, la continuación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Bien creo que estamos unidos en el éter por pensamientos que nos llevan, te dejaré un vídeo de la Fundación de Rodríguez de la Fuente , sobre el proyecto Suma, creo que es muy interesante, por la interacción del hombre con su entorno, y que creo que es la postura adecuada, tnato en el campo omo en la ciudad, y las reservas no fueron buenas ni para los indios norteamericanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio:
      Las reservas han sido el paso precio al exterminio.
      Un abrazo,
      José Manuel

      Eliminar