sábado, 13 de abril de 2013

De la espiral de locura, se debe salir

            Las cosas que suceden cada día, desconciertan. Las imágenes  que la televisión o los periódicos nos traen, a cualquier persona normal le producen perplejidad, desazón y amargura. Es mucho más que la crisis, mucho más que recortes, es la escalada de corrupción, de violencia política y social; es el estallido de la miseria moral, la falta de valores, de ideas, y de líderes; es que aquí y allá se traspasan las barreras de la legalidad y el orden, rotas las compuertas de la razón estamos llegando a unos extremos de locura, de relativismo y de “todo vale”. ¿Y qué? También de ahí se puede salir.
         
          Todos justifican sus acciones, sus juicios o sus descalificaciones. Sin la menor educación, sin  el menor respeto, se prostituye el derecho a la intimidad, a la familia, a la imagen y al honor. El vandalismo no solo no se persigue, sino que algunos partidos lo alientan y defienden. No se respeta el parlamento, sede de la soberanía popular. Los pilares institucionales del  Estado de Derecho, son atacados desde todos los frentes. Quien debe cumplir y hacer cumplir las leyes, o los fallos judiciales, se los salta si no son de su agrado. No se respeta que gobierne el partido que gobierna, porque el dinero, la ideología y la insidia de la oposición han decidido, por todos los medios, derrocarlo. Filodelincuentes con las espaldas cubiertas, desde la sombra, con absoluta demagogia sueltan en este circo sus leones señalando las víctimas, las ciudades y los turnos, procurando que la cadena amiga tenga imágenes en vivo y en directo. ¿Y qué? Mejor no entrar al juego en ese fango, porque siempre se sale sucio y mal.

         Nadie tiene la humildad, ni la decencia de reconocer sus fallos, sus errores, sus  manejos, sus cohechos o sus robos, aunque ya sean de dominio público. Como si una increíble bandada de buitres y de aves carroñeras se disputara el pastel del mundo, de cada nación, e incluso cada porción de territorio. Nadie repara, o es obligado a reparar el mal que ha causado a las arcas públicas, a los más desfavorecidos. Hay delincuencia en bancos rescatados, y el escrache ciudadano y periodístico se adueña de la calle. La ley no es igual ni se aplica del mismo modo para todos. ¿Y qué? ¿No es la generosidad una forma de romper cadenas, de salir volando?

        Mucha gente de buena fe, maltratada por unos y por otros, sumidos en la desesperanza o la desesperación, se ve arrastrada por los hooligans  de la tergiversación de los hechos, la vorágine del rio revuelto y la locura. Con la fuerza de la mentira se va imponiendo la fuerza de la fuerza sin razón y sin conciencia. Izquierdas y derechas buscan a los libres e intentan atraerlos a su causa y a su orilla. ¿No es posible ser libres? Cuando la ley impera, es fácil.

        Esa espiral de corrupción, de violencia y sin razón, no es el camino. Hay que salir de ahí, como personas y como pueblo. No es verdad que todo valga. Lo único que vale es lo que uno haga con su vida, manteniendo su dignidad, su auto estima y su compromiso con la verdad. Pienso que lo que yo haga o dejo de hacer tiene sus consecuencias. Soy responsable tanto de mis decisiones, como de mis actuaciones.

          Si uno entra dentro de sí mismo,  descubre que la violencia, el odio y la ira solo existen en la superficie. En lo más íntimo del ser solo hay amor, como dicen los sabios. Por lo tanto, una persona inteligente, tiene la posibilidad de “ver” con “sus propias gafas”, no con las que los medios de comunicación “le venden”, o con  la que “a ellos les interesa que usted vea” la vida. Lo que ellos muestran es un 10% de la realidad. ¡Quítese las gafas del pesimismo y la negrura! ¡Salga de la espiral de la locura! Usted puede ver el otro 90% de la realidad que también existe. La política no lo es todo. Ni siquiera la enfermedad y el dolor pueden dominarnos, ni amarrarnos al miedo y la tristeza. Como la crisis, son un aviso de que algo no va bien, y necesita un cambio. Puede ser un simple cambio de actitud o de pensar. También sufrir requiere nuestro consentimiento.

       Es verdad que mucha gente está insatisfecha y hay razones para estarlo.  Es verdad que hay guerras, amenazas, y que se podían haber hecho mejor muchas cosas. De acuerdo, pero… desde que el hombre es hombre nunca ha vivido mejor que actualmente. Mucha gente está inquieta porque se están terminando sus privilegios, o lo que parecía haberse alcanzado sobre el estado de bienestar.

         Se está produciendo un cambio social, incluso político, pero hace ya bastante que se inició una crisis de valores, muy peligrosa para el ser humano, y tendremos que recuperar en su integridad al hombre. Es muy posible que haya que denunciar y renunciar a los falsos derechos enmascarados por lo que han dado en  llamar lo políticamente correcto, y mirar hacia el futuro, donde la humanidad, la vida, la educación, la verdad, la coherencia, el sacrificarse por los demás, y la dimensión espiritual de la persona estén al alcance de todos. Muchos anhelan ese cambio. Aunque minoría, bastantes más de los que nos imaginamos lo están ya intentando.
  
         Si somos capaces de “verlo” de este modo habremos entrado en otra órbita. Tenemos que mantener el tipo, la hombría de bien. El futuro es hoy. Cada uno puede cambiar mucho y muchas cosas, porque el pesimismo no le habrá impuesto su tiranía. El mañana no estará al alcance de quienes se resignan, sino de los valientes capaces de hacerlo posible para la mayoría. En cada uno existen recursos suficientes para lograrlo. No luchemos ni contra el mal, ni contra quienes lo han causado. Eso los convierte en enemigos. Mejor ni dedicarles un minuto.  Sólo merece la pena luchar a favor del hombre,  del bien, la salud y la vida. Si somos capaces de mirar a los ojos, descubriremos que todos los hombres tienen alma, patria común que cobija a todos y a todos nos iguala, donde todos somos, personas y ciudadanos, sin tiempo ni fronteras.

PUBLICADO EN: EL HERALDO DEL HENARES, blog LA TANGENTE:13-04-2013: http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=17130;  LA ESFERA DIGITAL,BLOG A FAVOR DE LOS VALIENTES: 13-04-2013: http://www.laesferadigital.es/blogs/a-favor-de-los-valientes/901-de-la-espiral-de-locura-se-debe-salir.html; BITACORA DE BELMONTE en CiViCa, 15-04-2013: http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/de-la-espiral-de-locura-se-debe-salir; 



8 comentarios:

  1. Jose Manuel, qué artículo tan maravilloso.Siempre te sigo y leo tus artículos porque nos das tus palabras, para que seamos capaces de volar y vivir con optimismo. Gracias por estar ahi siempre viendo y descubriendo la verdad. Ah! Me gustan mucho mucho esas fotos que has puesto. El entusiasmo, la clave.
    Un abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo:
    No es fácil responder a quien te habla desde la cercanía emocional de sentimientos e ideas, pero sin encontrar su rostro, ni su género,ni su nombre por quedar en el bosque oculto del anonimato.
    Quiero, amigo/a seguidor, darte las gracias por seguirme, por tener la amabilidad de leer mis artículos , y por el entusiasmo. Lo comparto, por supuesto.
    Un abrazo,
    José Manuel

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad! Más aún cuando hay tanto movimiento supuestamente ciudadano que va pidiendo el voto a fuerzas X o Y aprovechándose de la desesperanza de la gente. Ojalá muchos leyesen este texto. De corazón. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Auro:
      Impagables tus generosas palabras. Por joven, por luchadora incansable, por conservar la esperanza a pesar de no encontrar trabajo estando altamente preparada y cualificada, tus palabras me producen ciertamente gratitud, pero sobre todo muchos interrogantes. La juventud es la gran esperanza de una nación que os ha olvidado (53% está en paro)y sin norte va a la deriva.
      También tu escribes, hablas idiomas,cantas, eres presentadora, inventas mil cosas para mantener la ilusión.
      Quisiera poder llegar a tantos jóvenes e infundirles valor y esperanza para cambiar esta sociedad que ademas de perder los valores ha perdido una generación llena de vida.
      Soy yo el agradecido, amiga.
      Un abrazo, igual de sincero,
      José Manuel

      Eliminar
  4. Todo esto es tan cierto , que quisiera que lo leyeran los de mi país y lo tengan en cuenta en nuestras próximas elecciones ,,pido a Dios que nos ayude a elegir a los mejores , y no nos olvidemos , que los Valores no se negocian..BENDICIONES JOSEMA..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga Rossy:
      Siempre estás ahí denunciando la cobardía, las injusticias, las injusticias y el enriquecimiento ilícito y abusivo de los poderosos; buscando el bien de tu país y poniendo tu gran experiencia en el trabajo, en el cultivo de los auténticos valores y en especial en el amor a la familia, por encima de todo.
      Espero y deseo que de verdad Dios bendiga a Paraguay y a tu familia.
      Un abrazo,
      José Manuel

      Eliminar

  5. Hola Jose Manuel
    Otro gran articulo de un gran calado y oportuno por la urgencia que requiere el tomar soluciones ya para salir y salvar esta situación que efectivamente si no se cambia el sentido de la ESPIRAL tan peligrosa que estamos metidos y padeciendo nos puede traer unas consecuencias no deseadas por nadie.
    Es de elogiar tu lucha por cambiar el rumbo de dicha ESPIRAL y de esta confusión peligrosa que tenemos y tu valor y trabajo por intentar salir de la misma, eres un ejemplo para todos. Como no puede ser de otra manera estoy completamente de acuerdo contigo en tus afirmaciones.
    Un grano no hace granero pero si cada uno de nosotros ponemos nuestro granito entre todos haremos un gran granero y saldremos de esta situación, asi que .....
    Un saludo ANGEL________

    ResponderEliminar
  6. Hola Ángel:
    Totalmente de acuerdo. "Un grano no hace granero... pero ayuda al compañero". Es el resumen del trabajo solidario y de hacer lo que sea para cambiar la situación, sin sentarse a ver lo que pasa...
    Algo vamos consiguiendo, aunque no lo veamos.
    Gracias, por estar ahí.
    José Manuel

    ResponderEliminar