jueves, 5 de junio de 2014

“El principio del fin”, un día como hoy

         Con el paso del tiempo, los humanos se olvidan  de la historia. Es el 70 aniversario, del día más largo, terrible y glorioso, de la Humanidad. 6-6-44: DIA-D. La fecha la decidió el destino, es decir los elementos, y no los estrategas. Concretamente la meteorología.
        Cada año el 6 de agosto se recuerda, con asombro, la fecha fatídica del lanzamiento de la primera bomba atómica de la historia sobre Hiroshima en 1945. No se puede olvidar a quien sufrió los efectos devastadores de la bomba de uranio, el pueblo japonés. Fue el final.
        No se suele conmemorar, el 6 de junio de 1944 que fue el principio del fin de la maldita II Guerra Mundial.  A los ciudadanos en general, y a la juventud en particular, las fechas no les dicen casi nada.  La memoria histórica no debería recordar esa fecha.  A pesar de estudiar, muchos no sabrían decir quién fue el General Dwight  Eisenhower, ni el otro protagonista,  el Mariscal Erwin Rommel. Tal vez, gracias al cine, alguno recordará batallas en el norte de África, como El-Alamein. Pero, ésta es “la madre de todas las batallas”.
        Por esos días en el frente Este, los alemanes retrocedían ante el empuje del Ejército Rojo, ya a las puertas de Polonia. Por el sur, los Aliados habían saltado a Italia y libraban batallas decisivas. La idea era abrir contra los alemanes el frente Oeste, y después de liberar Francia llegar al corazón del Tercer Reich para liberar al mundo del nazismo.  La operación Overlord se preparó en el sur de Gran Bretaña. Los contendientes sabían que sería la batalla decisiva, pero desconocían  la fecha y el lugar. El factor sorpresa era importante, porque “para los Aliados y también para los alemanes  será el día más largo”, había señalado Rommel.
        Mientras no mejoraran las inclemencias meteorológicas,  los alemanes pensaban que no se produciría la invasión. Por eso, el Mariscal se dio un respiro yendo a celebrar el cumpleaños de su esposa, precisamente el día 6. Le llevaba un bonito regalo.
        Pero el meteorólogo de las Fuerzas Aéreas dijo ante el Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas que habría una mejoría parcial el día 6 sobre la zona de desembarco, y luego volvería a empeorar. Eisenhower, que dirigiría a una tropa Aliada de casi 3 millones, decidió no esperar más y dio la orden para el martes  día 6.
        Además de una mayoría americana, contaba con fuerzas británicas, canadienses, muy numerosas, y luego con los contingentes franceses, belgas, polacos, checos, noruegos y holandeses.
         “En pocos lugares del mundo se han producido acontecimientos que hayan podido cambiar tanto la historia como en las playas del desembarco de Normandía. Estos cinco rincones recibieron los nombres en clave de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. El día D, 6 de Junio de 1944, quedará marcado como uno de los hitos más importantes de la segunda guerra mundial y el inicio de la victoria del flanco Oeste del bando aliado sobre el ejército alemán”.
         Los alemanes no pensaron que ese día y allí, se produjera el desembarco, a pesar de estar más o menos preparados. Cuando en la medianoche, debido al zumbido de los aviones,  despertaron al Comandante Werner Pluskat de la División 352 del Ejercito Alemán, nadie sabía lo que pasaba. “Probablemente otro ataque aéreo” le dijeron, no está nada claro. Estaba 4 millas tierra adentro. Debido a la hora y a la bruma no pudieron ver a los paracaidistas. Se había levantado viento y los paracaidistas se encontraban muy dispersos. Cuando pudieron reaccionar, muchos alemanes aún estaban durmiendo y las granadas explotaron contra sus búnkers en los acantilados.
        Al amanecer, apoyados por la aviación, varias divisiones estadounidenses, británicas y canadienses tomaron tierra en una franja costera entre los río Orne y Vire. Aprovechando las fuertes mareas de la zona y tras una gran resistencia, la operación permitió el desembarco anfibio de 10 Divisiones y al menos 250.000 hombres y más de 50.000 vehículos. A la espectacular flota le sobrevolaron 11.000 aviones. Los cañones antiaéreos de las baterías de la costa en manos alemanas, no daban tregua, desde las 5 de la mañana.  De los estratégicos búnkers se disparaba a todo lo que se movía. De un batallón  aliado de 700 hombres, tan solo un centenar se arrastraba con codos y rodillas, aguijoneando el suelo con la bayoneta para detectar los cables trampa, para intentar neutralizar una batería antiaérea.
        “En cuanto nos divisen, -había avisado el Cabo Michael Kurtz de la Primera División de las Fuerzas Aliadas- empezará el fuego enemigo. Si sobrevivís, ¡Genial!, si no es un magnífico sitio para morir”
         Hubo  innumerables bajas. La tropa británica tuvo más tiempo para neutralizar algunas defensas costeras. Pero en general, las playas eran un absoluto caos. Pequeños islotes de hombres heridos estaban en la arena, o eran arrastrados por las olas. En las siguientes oleadas de desembarco, muchos se quedaban petrificados en la playa, otros corrían a refugiarse  entre los cadáveres, arrinconados por el fuego enemigo.
         No se lograron todos los objetivos previstos en un principio y se conquistó muchísimo menos terreno que el esperado. El principal objetivo era Caen. Pero eso no fue posible durante las 5 semanas siguientes. Y eso que estaba relativamente cerca. La resistencia de la 21 División Panzer lo hizo imposible. Pero se instalaron sólidas cabezas de playa-puente en las que, a lo largo de los siguientes días desembarcarían el resto de los casi 3 millones de soldados y el resto del armamento.
        Aunque parezca increíble Rommel, no estuvo en la batalla que el mismo consideraba decisiva. Terminó suicidándose mes y medio después.
      Prueba de la dificultad y de la resistencia es, que desde el Día D transcurriría  mucho tiempo (80 días) hasta que el 25 de agosto, entraran en Paris (Liberación de París).         Alemania capitulaba un año después, en 1945.
          Actualmente, suele visitarse el cementerio de  Saint Laurent, con vistas inmejorables de las playas de Omaha donde los Aliados perdieron un gran número de sus tropas. Allí se encuentra el nombre de los 1.557 soldados desaparecidos escritos en el gran mapa de la batalla, en el "Jardín de los desaparecidos" y los diez cuadros de estelas alineados donde descansan 9.386 soldados americanos. Restos de los más de 100.000 que murieron están repartidos en más de 27 cementerios de los alrededores.
        Ahora se quiere celebrar con todos los honores el 70 aniversario de aquel acontecimiento clave para la liberación de Europa. Aquella gran Alianza Occidental, fue la madre y el germen de todas las alianzas posteriores. Aquel día, la libertad tuvo un precio. Una generosa multitud de seres humanos libres la compraron para nosotros con su vida. El  Día D fue  el día en que soñaron con un Mundo libre. No dudaron en ofrecer su vida.
 Nunca deberíamos olvidarlo. Hay quien niega la existencia de los Campos de Concentración y el Holocausto. Fue este general el que mandó hacer fotografías de lo que encontró, cuando liberó a algunos de los supervivientes. No estaría mal, por una vez, recordar lo que es la guerra. Seguro que al tiempo que se recuerda el Día D, pueden encontrarse motivos para valorar el sacrificio de estos hombres.
        Nota: Siempre me impresionaron estos hechos. Pero tengo que reconocer que me impresionaron, sobre todo por las imágenes que algunos fotógrafos de pura raza, legaron a la humanidad. Entre ellos Roberto Capa, que capto momentos inenarrables, de la esperanza y el dolor del desembarco. También Bert Brandt, que caaptó , sobre todo la llegada de las tropas anfibias americanas,  George Rpdger, entre las británicas, y Robert Landry, entre los paracaidistas.  Mucho de este material, puede verse en los VIDEOS.

PUBLICADO EN EL HERALDO DEL HENARES: BLOG LA TANGENTE, 05-06-2014:  http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=21586; BITACORA DE BELMONTE EN CIVICA, 07-06-2014:  http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/%E2%80%9Cel-principio-del-fin%E2%80%9D-un-d%C3%ADa-como-hoy


8 comentarios:

  1. Muy interesante lección de memorable historia.
    Ojalá, que como entonces, haya un gran general que pueda recopilar las imágenes de holocausto actual del aborto, porque llegará el día que se negará la muerte de mas de mil millones de seres humanos en todo el mundo desde que se legalizó el aborto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: Gracias ProVidaD Lugo:
      Lo que hoy recuerdo es la generosidad de muchos pueblos que se unieron para liberar a Europa de la tiranía del nazionalsocialismo, y a los heroes que entregaron su vida en plena juventud por esa causa.
      70 años después, algunos supervivientes y muchos gefes de estado o de gobierno, han llegado hasta allí, para rendirles homenaje. Ha estado incluso Alemania. ¿nunca los olvidaremos!
      De lo otro que apuntas, aun teniendo razón, intengtaré ocuparme en su momento. Mejor no mezclar las cosas.
      Un abrazo,
      José Manuel

      Eliminar
  2. Gracias, Jose Manuel.
    Frank

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, amigo Frank.
      Un abrazo,
      José Manuel

      Eliminar
  3. La verdad es terrible lo que ocurrió, algo que no debería pasar jamás y se sigue produciendo en otros lugares. Se hace un nudo en la garganta. Un gran abrazo José Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepe:
      Me gustaría encontrar muchas personas con la misma sensibilidad humana o parecida por lo menos a la tuya, para captar lo que tiene la guerra de tremendo.
      Espero que los fotografos, que inmortalizaron aquel día y los siguientes, puedan decir almundo mucho más que quienes intentamos describirlo.
      Un fuerte abrazo,
      José Manuel

      Eliminar

  4. GRACIAS JOSEMA ..
    Esto debemos saberlo todos , para que nunca mas ocurra esta terrible tragedia..

    ResponderEliminar
  5. Gracias por estar ahí, querida amiga.
    Vosotros también sufristeis el azote de otra guerra terrible. Toda guerra es un fracaso de la convivencia en este mundo. ¿Cuándo tardaremos en aprender?
    Un gran abrazo,
    José Manuel

    ResponderEliminar