domingo, 17 de julio de 2016

Batalla por el nuevo orden mundial (y II)

                     David Rockefeller en una cena con embajadores de la ONU dijo: “Estamos al borde de una transformación global. Todo lo que necesitamos es una gran crisis y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial”.


                      Reclutado por Rockefeller, el polaco Z. Brezazinski intuía: “la sociedad será dominada por una elite de personas libres de valores tradicionales que no dudarán en realizar sus objetivos mediante técnicas depuradas con las que influirán en el comportamiento del pueblo y... lograr el control y la sumisión de la sociedad”.

                      En la actualidad,  la lucha es global, ha dejado la ideología del marxismo  y se ha radicalizado  en el fanatismo: terrorismo y "revolución sexual".

                       La primera, convierte a los individuos en psicópatas capaces de inmolarse llevándose por delante a quienes consideran enemigos de sus creencias. Las diabólicas mentes son imprevisibles y efectivas.  Por eso hay que estar en permanente alerta.

                      La otra lucha, tiene "criterios culturales", es más sutil y difícil de detener. No se presenta, como "revolución". Viene dirigida por la nueva izquierda y es la ideología del genero,        

.                     Su estrategia es: se servirse de las organizaciones mundiales, estatales  y locales para derribar los valores básicos de la sociedad e imponer mediante la revolución sexual global "la idolología de género" por activa y por pasiva. Por activa: lanzar, con bandera "progresista" y "derechos de la mujer" todo lo que les pueda favorecer; y por pasiva:  denuncia de todo lo que se oponga lo anterior o discrepe de la "ideología de género", defienda el matrimonio natural, o rechace los postulados del movimiento LGBTI. Por ello, algunos lo llaman "ideología de género o subversión cultural" (Nicolás Márquez- Agustín Laje: "El libro negro de la nueva izquierda").

                          Como dice Gabriele Kuby hace tiempo que iniciaron, una "revolución sexual global" cuyo ariete es "el género". Con su ataque, desconciertan primero, dividen después y terminan imponiendo su ideología al individuo, a la sociedad y a las naciones. Veamos por ejemplo, España.

                       En Madrid feminismo y LGBTI buscan y obtienen del Ayuntamiento, subvención de un millón para la fiesta del Día del Orgullo Gay, sin que se respete  el derecho de los otros ciudadanos, ni la normativa de ruidos que el año anterior supuso unas multas superiores a los 300 mil euros. Salieron a la calle para reclamar “Leyes por la Igualdad Real, ¡Ya! Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad” .

                         En Barcelona, la Concejalía llamada de Ciclo de Vida, del Ayuntamiento anuncia que promoverá cortometrajes destinados a los colegios, para difundir en las aulas sus postulados. Allí, y en todas partes "van a por los niños".

                         En la Comunidad de Madrid ha creado el Consejo LGBTI de la Comunidad. Cristina Cifuentes y su grupo PP con el voto favorable del PSOE, Podemos y Ciudadanos, ha aprobado el jueves, 14 de julio 2016 que el adoctrinamiento sea obligatorio en todos los colegios públicos y privados de Madrid. La idea es "que la identidad de género y los distintos modelos de familia sean respetados en ámbitos educativos".  Su logro: "Se garantizará que a todos los alumnos madrileños se explique la realidad de las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género". Es más, según el art.34, los mismos docentes deberán recibir formación de las organizaciones LGTBI.

                        Madrid y Barcelona serán punta de lanza de esas iniciativas que las feministas y el lobby de LGTBI,  han convertido en batalla cultural, y que los políticos, están secundando e imponiendo. De España, -como ha sucedido con la ley del aborto libre, llamada de Salud sexual, que entró en vigor,  el día 5 de julio de 201-pasara a Iberoamérica.

                         Y no se olvide que este movimiento no reclama sólo que se respete un planteamiento teórico, sino una práctica, La clave, ahora no es la vida, sino el género. No hay dos sexos, o dos géneros -dicen-, sino muchos géneros… hombres y mujeres heterosexuales, homosexuales, bisexuales, transexuales, transgénero, intersexuales y personas "queer" (término que usan para cualquier tipo de desviación sexual de la heterosexualidad).

                           Todo con una vigilancia férrea  y multas ya que la ley no permite debatir sobre la orientación sexual. Tan es así que según Beatriz Gimeno, del lobby gay en Podemos: "Nunca más se podrá decir que la homosexualidad se puede curar, y las terapias para curar la homosexualidad serán prohibidas".

                           Habrá multas, que pueden llegar hasta 45.000 euros, y otras restricciones, para quien pretenda ayudar a quien quiera abandonar sus sentimientos homosexuales"cualquier intervención médica, psiquiátrica, psicológica o religiosa que persiga modificar la identidad de género u orientación sexual de una persona".

                           Han aprovechado la situación especial de las instituciones y, tienen mayoría.  La apisonadora está en marcha. Ahora  bien, la gente se pregunta: ¿todo eso a quien conviene?¿Van a respetar el derecho de los niños y los centros? ¿Van a respetar el derecho constitucional de los padres sobre la educación de sus hijos? ¿Quién lo financia? Se hará con dinero de todos.

                            Por si eso fuera poco,  el Gobierno de USA a través de su Embajada  en España, anuncia la concesión de becas, para formar a lideres jóvenes de la comunidad española de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales  e intersexuales LGBTI.

                         Al mismo tiempo, jueces y fiscales progresistas celebraron encuentros sobre la homofobia, en el Foro Jurídico, Pedro Zerolo.  "Nada que objetar, como escribe un  magistrado, salvo un pequeño matiz: que se vea como homofobia o se tenga por homófobos, por ejemplo, a quienes defienden el matrimonio natural o discrepen de la ideología de género. En definitiva, a quienes rechacen los postulados del movimiento LGBTI" (José Luis Requero).

                                 Los investigadores Agustín Laje y Niucolás Marquez que acaban de lanzar en Argentina "El libro negro de la nueva izquierda" se preguntan ¿Quien puede estar en contra de reivindicar  los justos derechos de las mujeres? ¿Quien puede estar en contra de que un homosexual viva su intimidad como lo desee? ¡Nadie!

                                    Pero la nueva izquierda hace una distorsión para sus propios objetivos: atacar el sistema actual, los valores en los que se sostiene y, de paso, denunciar a posibles discrepantes. Por ejemplo: el Ayuntamiento de Getafe que con el voto de comunistas y socialistas aprueban un manifiesto (al más puro estilo hitleriano)declarando el perfil del homófobo: hombre, blanco,. delgado y "de la fe mayoritaria". Con lo que se señala y se criminaliza al discrepante a petición del lobby LGBTI.

                       Sin embargo.  en el máximo nivel internacional, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la brecha cultural se mantiene. El pasado 27 de junio 2016,  aprobó una resolución favorable a la protección de la familia, como "el grupo fundamental de la sociedad y el entorno natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular, de los niños". La resolución fue aprobada mayoritariamente por 32 países, frente a  12 por no hacer referencia a "los diferentes tipos de familia". Y no lo dice, porque según Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo, el matrimonio de personas del mismo sexo no es un derecho

                        ¿Con esta lucha de la nueva izquierda imponiendo la idolología de género se  respeta más a la mujer? En las fiestas de Pamplona, se han denunciado más agresiones sexuales.

                         Las mujeres asesinadas en España por violencia machista, en los últimos 10 años suelen llegar o superar las 60. En 2015 fueron 64 asesinadas. Y en lo que va de año son ya 27.

                         kuby, en su libro, La revolución sexual. La destrucción de la libertad en nombre de la libertad, traducido a 7 idiomas,  no duda en denunciar la imposición de la ideología de género. Su libro se ha convertido ya en todo un instrumento de resistencia cívica en esta crucial batalla, muy dañina o peligrosa, que se libra en Occidente entre el nuevo totalitarismo y la familia.

                        La clave del libro es la «transversalidad de género», como "derecho de la mujer". Según la escritora "Las feministas radicales descubrieron esta palabra «género» que para ellas significa que hay un «sexo social», que puede diferir del sexo biológico... Sucede que si renunciamos a nuestra identidad como hombre o mujer, y decimos que no hay tal identidad, entonces, como consecuencia, todo el orden sexual se derrumba y cualquiera puede tener sexo con cualquiera.

                             "Y el valor principal por el cual se promueve esa teoría, es la libertad. Nuestra sociedad hiper-individualizada reivindica que somos libres para elegir nuestro sexo, ser hombre o mujer, pues esta sería nuestra libertad para elegir la orientación sexual que deseemos. La teoría de género nos dice que la sociedad no sólo debe tolerar, sino aceptar positivamente cualquier tipo de orientación sexual. Pero, en realidad, la heterosexualidad es la condición natural de la existencia humana, y más del 97 por ciento de la población de esta tierra es heterosexual y tiene un rechazo instintivo a la homosexualidad. Por ello las personas que impulsan la agenda de género en todo el mundo, buscan por supuesto empezar con los niños muy pequeños y enseñarles que cualquier tipo de orientación sexual es igualmente válida". 

                           Si el "genero" no se mantiene, no existe o no importa, todo es posible. Si los niños desde niños aceptan lo que se les enseña, que todo es posible, tendremos una sociedad asexuada, o pansexuada con la férrea cadena del arcoíris. Los niños, incluso los propios hijos están en peligro ante pederastas y depredadores sexuales. ¿Es ese nuevo orden mundial el que deseamos?

                             El ataque a la familia que plantea el concepto "mainstreaming de género" es tan profundo que los políticos de la nueva izquierda lo están imponiendo y la derechani se entera. Lo vaalida, igual que hizo con el aborto. El Tribunal Constitucional, sigue de vacaciones, como sa ningún inocente le quitaran la vida diariamente, por la Ley del aborto libre que acaba de cumplir este mismo mes 6 años.

                                  Se está "destruyendo la libertad en nombre de la libertad", la familia  en nombre de "las familias" y el discrepante ni puede manifestar su criterio ni defender a los más débiles, Así de sutiles son las cadenas de la "subversión cultural". ¡No se engañe!

NOTA: Ignacio Arsuaga, se atrevió a decir esto y le han llovido  ataques de todos los colores, sobre todo de Ángel Garrido, de la Comunidad de Madrid.  Había dicho simplemente: 
“La ofensiva contra la familia se extiende como una mancha de aceite y amenaza los derechos de todos”.Con el pretexto de evitar la violencia y prevenir la discriminación, se obligará a todos los madrileños a aceptar y a adherirse a la ideología LGTB que anula la diferencia entre hombre y mujer y destruye la familia natural. Todo acto de violencia y discriminación debe ser condenado porque se realiza contra una persona, independientemente de su condición. Pero la ley madrileña no pretende combatir la violencia sino imponer la ideología de un grupo minoritario de la sociedad".


PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ 17-07-2016
http://belmontajo.blogspot.com.es/2016/07/batalla-por-el-nuevo-orden-mundial-y-ii.html
EL HERALDO DEL HENARES.17-07-2016
http://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=31179
CIVICA; 18-07-2016
http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/batalla-por-el-nuevo-orden-mundial-y-ii


No hay comentarios:

Publicar un comentario